Jueces 12: Jefte

 Jue 12:1 Entonces se reunieron los varones de Efraín, y pasaron hacia el norte, y dijeron a Jefté: ¿Por qué fuiste a hacer guerra contra los hijos de Amón, y no nos llamaste para que fuéramos contigo? Nosotros quemaremos tu casa contigo.

Israel acababa de ganar una gran batalla, pero en lugar de regocijarse, hubo mezquindad y disputas. La tribu de Efraín estaba molesta y tenía celos por no haber sido invitada a unirse a la batalla (a pesar de que Jefté dijo que sí los había invitado). Los insultos de los hombres de Efraín enfurecieron a Jefté, el que reunió a su tropas y mató a cuarenta y dos mil hombres de la tribu de Efraín.

Por lo general, Jefté hablaba antes de actuar, pero esta vez su venganza fue rápida. Israel pagó un precio muy alto por algo que pudo haberse evitado. Los insultos y la envidia no son la respuesta correcta cuando sentimos que se nos deja fuera. Pero vengarse por un insulto es igualmente malo y muy costoso.[private]

Y pasaron hacia el norte : Probablemente hacia el territorio ocupado por la tribu de Gad.

Jue 12:2 Y Jefté les respondió: Yo y mi pueblo teníamos una gran contienda con los hijos de Amón, y os llamé, y no me defendisteis de su mano.

Jue 12:3 Viendo, pues, que no me defendíais, arriesgué mi vida, y pasé contra los hijos de Amón, y Jehová me los entregó; ¿por qué, pues, habéis subido hoy contra mí para pelear conmigo?

Jefté trató inicialmente a los de Efraín diplomáticamente. Aunque no consta que los haya invitado a acompañarlo a la batalla, Jefté declara que sí lo hizo. Cuando no respondieron, entonces procedió a combatir a los amonitas.

Jue 12:4 Entonces reunió Jefté a todos los varones de Galaad, y peleó contra Efraín; y los de Galaad derrotaron a Efraín, porque habían dicho: Vosotros sois fugitivos de Efraín, vosotros los galaaditas, en medio de Efraín y de Manasés.

Vosotros sois fugitivos de Efraín : El significado de esta frase no está muy claro. Sin embargo, este insulto parece haber provocado la guerra entre los de Efraín y los galaaditas.

Jue 12:5 Y los galaaditas tomaron los vados del Jordán a los de Efraín; y aconteció que cuando decían los fugitivos de Efraín: Quiero pasar, los de Galaad les preguntaban: ¿Eres tú efrateo? Si él respondía: No,

Jue 12:6 entonces le decían: Ahora, pues, di Shibolet. Y él decía Sibolet; porque no podía pronunciarlo correctamente. Entonces le echaban mano, y le degollaban junto a los vados del Jordán. Y murieron entonces de los de Efraín cuarenta y dos mil.

Shibolet : La pronunciación de esta palabra —que quizás signifique «torrente que fluye»— sirvió a los galaaditas para reconocer a los de Efraín que huían atravesando el Jordán. Los segundos, quienes hablaban un dialecto diferente, pronunciaban esta palabra con una «s» suave, en lugar del sonido fuerte «sh».

Jue 12:7 Y Jefté juzgó a Israel seis años; y murió Jefté galaadita, y fue sepultado en una de las ciudades de Galaad.

Jefté entró en conflicto con los de Efraín, que causó la muerte de 42.000 personas. Puede que la guerra haya comenzado por el disgusto de Efraín debido que Jefté no lo invitó a luchar contra los amonitas o porque los de Efraín insultaron a los galaaditas.

Los hombres de la tribu de Efraín causaron dificultades a Jefté de la misma manera que lo habían hecho con Gedeón. Jefté tomó los vados del Jordán, el límite de Efraín, y pudo derrotar a sus coterráneos cuando cruzaban el río. Usó una prueba de pronunciación. Shibolet es una palabra que significa arroyo. Los efrateos pronunciaban la «sh» como «s», así que el ejército de Jefté podía identificarlos fácilmente.

Jefte

No es difícil admirar a la gente en cuya palabra se puede confiar completamente y cuyas acciones concuerdan con sus palabras. Para tales personas, hablar no es evitar la acción; es el comienzo de la acción. Personas como estas pueden ser excelentes negociantes. Se enfrentan a un conflicto con la plena intención de arreglar los asuntos en forma verbal, pero no dudan usar otros medios si sus intentos verbales fallan. Jefté era esta clase de persona.

En la mayoría de sus conflictos, el primer paso que dio Jefté fue hablar. En la guerra contra los amonitas, su estrategia fue la negociación. Aclaró los asuntos para que todos supieran la causa del conflicto. La respuesta de su oponente determinó su siguiente acción.

El destino de la hija de Jefté es difícil de comprender. No estamos seguros de lo que Jefté pretendía con el voto que hizo y que aparece en. En cualquier caso, su voto fue innecesario. No sabemos lo que en verdad le sucedió a su hija, si la quemaron como una ofrenda o la separaron como una virgen, negándole así a Jefté cualquier esperanza de tener descendencia dado que era su única hija. Lo que sí sabemos es que Jefté aun cuando se apresuró al hablar y le causó gran dolor cumplir su voto, era una persona de palabra.

¿Cómo enfrenta usted sus conflictos? Hay mucha diferencia entre tratar de resolver un conflicto mediante palabras y contraatacar a alguien en forma verbal. ¿Qué tan confiable es su palabra? ¿Lo consideran sus hijos, amigos y compañeros de trabajo una persona de palabra? La medida de su confiabilidad es su disposición a adquirir responsabilidad, aun cuando tenga que pagar un alto precio por algo que haya dicho.

Jefte fue: Mencionado en la Galería de la Fe de Hebreos; Controlado por el Espíritu de Dios; Brillante estratega militar que negociaba antes de pelear, pero cometió sus errores y tuvo sus debilidades: Estaba amargado por el trato que recibió de sus medio hermanos; Hizo un voto apresurado y necio que le resultó muy costoso. De su vida aprendemos que: Los antecedentes de una persona no impiden que Dios obre en su vida con poder. Le vemos en Galaad, de ocupación Guerrero, juez, Hijo de Galaad.

Ibzán, Elón y Abdón, jueces de Israel

Jue 12:8 Después de él juzgó a Israel Ibzán de Belén,

Ibzán de Belén : Procedía de Belén de Judá o de Belén de Zabulón. Su extensa familia implica que era un hombre rico y de elevada condición social en el clan. Que buscara esposas para sus hijos fuera del clan indica que era un hombre de influencia y estimado en las regiones circundantes.

Jue 12:9 el cual tuvo treinta hijos y treinta hijas, las cuales casó fuera, y tomó de fuera treinta hijas para sus hijos; y juzgó a Israel siete años.

Jue 12:10 Y murió Ibzán, y fue sepultado en Belén.

Jue 12:11 Después de él juzgó a Israel Elón zabulonita, el cual juzgó a Israel diez años.

Jue 12:12 Y murió Elón zabulonita, y fue sepultado en Ajalón en la tierra de Zabulón.

Jue 12:13 Después de él juzgó a Israel Abdón hijo de Hilel, piratonita.

Tres jueces menores siguieron a Jefté.

Abdón : Nativo de Piratón en Efraín (situado a 11 km al sudoeste de Siquem). Su numerosa familia y los 70 asnos sugieren que se trataba de un hombre prominente.

Jue 12:14 Este tuvo cuarenta hijos y treinta nietos, que cabalgaban sobre setenta asnos; y juzgó a Israel ocho años.

Jue 12:15 Y murió Abdón hijo de Hilel piratonita, y fue sepultado en Piratón, en la tierra de Efraín, en el monte de Amalec.

Poco más o menos es lo que se sabe de estos tres jueces o de su importancia. El gran número de hijos y ganado indican la riqueza de estos hombres.

Guerra civil

Después de la victoria sobre los amonitas, los efrateos repiten su petulancia celosa, pero ahora en grado mayor. Contra Gedeón presentaron una queja. Contra Jefté se alzan en armas. Irónicamente, lo amenazan con lo mismo que él hizo a su hija.

La amenaza es otro fruto de la contaminación pagana. Como los amonitas, los efrateos fueron convocados e invadieron Galaad sin justificación. Zafón significa “norte”, pero era el nombre de una ciudad en el lado oriental del Jordán.

Jefté no da a los efrateos una respuesta pacificadora como la de Gedeón. Más bien, sigue el mismo proceder que usó con los amonitas: refuta su acusación, y luego los derrota.

Tacha a los efrateos de no haber respondido a su llamado, y trae a colación el peligro que él corrió. Como hizo con los amonitas, aduce que Jehová entregó al enemigo en su mano y utiliza una pregunta retórica para señalar que la invasión es injustificada. No sabemos si en realidad Jefté convocó a los efrateos, pero de todas formas deben tenerle amplia gratitud, ya que ha derrotado al opresor de ellos también.

Aparentemente los efrateos no desistieron de su amenaza, porque Jefté reunió a su ejército, el cual se había dispersado después de la guerra amonita, y peleó contra Efraín. El insulto menospreciaba a los galaditas como inferiores a sus tribus vecinas, los hijos de José. Posiblemente implica que algunos clanes de Efraín habían emigrado a Galaad.

El insulto inflamó las pasiones de los galaditas, tal vez las de Jefté especialmente, ya que él en efecto había sido un fugitivo. No satisfechos con expulsar a los invasores, buscaron matar a cuantos podían. Tomaron los vados del Jordán, evitando que los fugitivos de Efraín (el insulto había rebotado) se retiraran a su propia tierra. Aplicaban una prueba lingüística para identificar a los efrateos. éstos no pronunciaban el sonido “sh” como los galaditas, así como hoy día se pronuncia la “z” de una manera en España y de otra en América Latina, y en algunas regiones de Latinoamérica se pronuncia la “s” al final de la sílaba casi como “j”. Shibólet puede significar “espiga” o “corriente de agua”. Como estaban junto al río, probablemente tenían en mente este significado, pero la interpretación no era importante. La palabra se usaba solamente para detectar el dialecto. (Al final de la Segunda Guerra Mundial la resistencia holandesa aplicó una prueba semejante para identificar a los alemanes que fingían ser holandeses. Mataban a los efrateos como bestias; el verbo degollaban se usaba normalmente para la matanza de ganado. Así extinguieron la vida a casi todos los varones de la tribu. Tal vez el trauma de matar a su propia hija habrá hecho a Jefté insensible a la masacre de sus hermanos israelitas.

Esta batalla muestra el deterioro en la ética en Israel y en las relaciones entre las tribus. Efraín invade a Galaad como un enemigo opresor, y los galaditas emplean en su contra una táctica reservada para los opresores. El genocidio constituye la hendidura más profunda entre las tribus que se ha visto en el libro hasta aquí. También pone en evidencia un peligro en la confrontación armada. Las pasiones exaltadas pueden conducir a actos infrahumanos, que bajo circunstancias ordinarias no se cometerían. Brilla por su ausencia alguna referencia a la participación de Jehová en esta lucha.

Tu habla te revela

La manera de hablar distingue a personas de ciertas regiones geográficas, y a veces forma la base para burlarse y manifestar prejuicios hacia personas de ese sector. Pero también nuestra manera de hablar nos caracteriza como cristianos. Es desafío utilizar las palabras sanas como cristianos.

1. Nuestra naturaleza se revela en momentos sorpresivos de identificarnos como cristianos.

2. Nuestra naturaleza se revela en momentos inesperados de testificar.

3. Nuestra naturaleza se revala en comportamiento sano.

Gobierno y muerte de Jefté

El gobierno que Jefté tanto había deseado duró sólo seis años, menos que el de ningún otro juez. El verbo juzgó aquí significa “gobernó”. El mismo pasaje dice que Jefté gobernó solamente sobre la parte de Israel que estaba en Galaad. Por cierto, no fue aceptado como gobernante en Efraín. Por primera vez no se menciona el reposo de la tierra después de la liberación.

El heb. y las versiones antiguas no se ponen de acuerdo sobre el sitio en Galaad dónde Jefté fue sepultado. La lección en el texto de la RVA dice que fue en su ciudad, es decir, Mizpa. Probablemente fue así, ya que otros jueces también fueron sepultados en sus ciudades.

Gobierno de Ibzán

Sobre los cinco jueces menores, por qué se incluyen en el libro, su función y el formato de los informes acerca de ellos, ver la exposición.

Ibzán probablemente fue de Belén en Zabulón, ya que en el AT la otra Belén se llama “Belén de Judá” o “Belén Efrata”. Sobre la frase después de Jefté, ver la exposición.

El número de los hijos se contrasta con la prole de Jefté. Jefté e Ibzán son los únicos jueces cuyas hijas se mencionan

(la coincidencia es aún más evidente en el heb., que en lugar de mujeres tiene “hijas”). Este contraste subraya lo lamentable del estado final de Jefté, quien por alcanzar el poder perdió la única hija que tenía.

El número de los hijos también indica que Ibzán gozaba de prosperidad. Los casó con gente de afuera para concertar alianzas políticas. A la luz de esa costumbre y la preocupación de Jueces con matrimonios y pactos entre israelitas y paganos, debemos entender que Ibzán casó a sus hijos no solamente con israelitas de otras tribus, sino también con miembros de familias poderosas de las naciones en su alrededor. A pesar de su prosperidad y poder su gobierno duró solamente siete años, probablemente debido a su muerte.

Tres etapas en la época de los jueces

Estos versículos no revelan mayor información, excepto que los jueces nacieron, tuvieron hijos, juzgaban durante años y murieron. Pero detrás de esto vemos:

1. No había guerra; eran épocas de paz y tranquilidad en relación con naciones vecinas.

2. No había mayor conflicto doméstico; las cosas andaban bien nacionalmente.

3. Resultó la prosperidad relativa, condiciones que favorecían la época de paz.

Gobierno de Elón

Elón tenía el nombre de uno de los hijos de Zabulón. Es el único juez menor de quien se dice sólo su nombre, tribu, tiempo de gobierno, muerte y lugar de sepultura.

Gobierno de Abdón

Piratón estaba en Efraín, en una región montañosa llamada Amalec. Sobre esta región, ver la exposición

El número de los hijos y nietos, y su cabalgadura evidencian la prosperidad de Abdón. Sin embargo, el período que gobernó antes de morir tampoco fue muy largo. El número de nietos ha de ser de los que nacieron durante la vida de Abdón, ya que sería raro que tuviera menos nietos que hijos.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario