Jueces 1: Judá y Simeón capturan a Adoni-bezec

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Judá y Simeón suben juntos porque el territorio de Judá encierra las ciudades asignadas a Simeón. De hecho, varias de ellas originalmente eran de la heredad de Judá. Judá y Simeón eran “hermanos” no solamente por ser tribus descendientes de Jacob, sino también por ser de la misma madre.

Algunos eruditos opinan que las luchas de Judá y Simeón fueron parte de una invasión de Canaán desde la región de Arad en el sur. Vinculan esta invasión con el combate contra Arad en Números. Sin embargo, el orden de conquistas es desde el norte de Judá hacia el sur.

Las campañas de Judá se dividen en dos movimientos principales, el primero introducido por “entonces subió Judá”, y el segundo por “y después los hijos de Judá descendieron”. El punto eje es Jerusalén. En la Biblia todo viaje a Jerusalén es para arriba, y todo movimiento desde Jerusalén es para abajo. Esto refleja la topografía de Israel, pero aun más la importancia de Jerusalén, ya que “descender” se usa aun cuando el movimiento es de Jerusalén a un sitio de mayor elevación.

En la primera batalla, contra una alianza de cananeos y ferezeos, Jehová cumple la promesa. En Génesis los cananeos y los ferezeos se mencionan juntos en las regiones de Siquem y de Betel y en Josué se hallan en el norte de Israel. Tal vez en estos pasajes los cananeos sean los habitantes de las llanuras, y los ferezeos de las montañas, aunque cananeo se refiere a todos los habitantes de Canaán. Algunos opinan que ferezeo significa “habitante de aldea sin muros”, ya que se asemeja mucho a la palabra heb. que tiene ese significado. Sin embargo, el uso de ferezeo en la Biblia sugiere que es un término étnico.

A la luz de la progresión de norte a sur, Bezec probablemente estaba en el norte del territorio asignado a Judá. Difícilmente puede ser la Bezec en Manasés.

Después de resumir la batalla, el autor da más detalles sobre el rey enemigo. Adonibezec no era nombre personal, sino un título que significaba “señor de Bezec”. Adonibezec había de ser no solamente el rey de la ciudad de Bezec, sino también el líder de la coalición de cananeos y ferezeos.

La mutilación de los reyes vencidos servía para humillarlos, incapacitarlos para huir o pelear, e infundir temor a otros enemigos. Tal vez también los incapacitaba para ser sacerdotes, ya que los textos ugaríticos indican que los reyes cananeos tenían funciones sacerdotales. Siglos después los atenienses también cortaron los pulgares de las manos a sus prisioneros de guerra, y Aníbal les cortaba los pulgares de los pies. Sin embargo, no hay evidencia de que Israel haya seguido esta costumbre fuera de 1:6. Probablemente mutilaron a Adonibezec porque lo merecía, conforme al principio de “ojo por ojo”.

En efecto, Adonibezec reconoció en la mutilación la retribución divina por su propia violencia. Siendo pagano, no usa el nombre “Jehová”, sino solamente “Dios”. Sus palabras anticipan uno de los temas del libro: que aun en medio de la injusticia humana y la desobediencia a Jehová, Dios manifiesta su justicia. Las anécdotas anticipan temas relevantes en el desarrollo del libro.

El ejército de Judá llevó a Adonibezec mutilado a Jerusalén cuando fueron a pelear contra ella. Era un personaje temido en Canaán. Mostrarlo a los habitantes de Jerusalén como preso humillado fue una táctica de guerra psicológica.

Algunos eruditos opinan que la narración sobre Adonibezec es una versión distorsionada de la victoria sobre Adonisedec. Por cierto los dos reyes tienen nombres semejantes, son líderes de una coalición militar, huyen de la batalla, son capturados después, y de alguna manera se relacionan con Jerusalén. Sin embargo, hay también diferencias: los nombres de los reyes, las ciudades donde reinan, los ejércitos israelitas contra los cuales pelean, y la forma en que mueren. Algunas de las semejanzas se deben al hecho de que los relatos de las batallas de Israel tienden a seguir un patrón tradicional:

(1) un reporte breve de que la batalla se realizó,

(2) una referencia a la derrota o huida de uno de los ejércitos,

(3) una referencia a las muchas bajas del ejército derrotado y

(4) un relato de la muerte de uno o más personajes importantes que pertenecían al grupo derrotado.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Acción desinteresada

“Lo que más me deprime es la absoluta vulgaridad de mi existencia. Jamás en la vida he hecho nada tan importante como para merecer la

Artículo Completo

La avaricia

Un domingo, en Nueva York, un extravagante millonario llamó a uno de sus empleados y le dijo: — Sobre esta mesa hay un millón de

Artículo Completo