Josué 3: El paso del Jordán

A la orden de Josué, el pueblo se puso en marcha, llegando al atardecer a orillas del Jordán, donde acampó aquella noche. La preparación espiritual incluía la limpieza de los vestidos y la abstención de todo comercio carnal. Quizá el verso sea una glosa inspirada. Por lo regular era incumbencia de los levitas llevar el arca, pero en casos extraordinarios se confiaba a los sacerdotes.

Dios habla a Josué y promete engrandecerlo a los ojos del pueblo con un hecho extraordinario para que se le obedezca como a Moisés y sepa el pueblo que Dios está con él. La arenga o conjunto de alocuciones de Josué tuvieron lugar antes del tránsito del río. Schulz considera los versos como midrásicos, porque, además de romper la ilación existente, no es de suponer que Josué hablara tan largo tiempo a un pueblo en marcha. El éxito del paso del Jordán está asegurado por ir en vanguardia el arca de la alianza del Dios de toda la tierra. Se eligen diez hombres de entre el pueblo a los que el texto no asigna misión especial. Trátase evidentemente de un anticipo. Al poner los sacerdotes el pie en las aguas del Jordán, éstas se cortaron (yikkaterun), formando un dique o bloque compacto, como si un monte o una colina (ned) interceptaran la corriente.

Jos 3:14 Y aconteció cuando partió el pueblo de sus tiendas para pasar el Jordán, con los sacerdotes delante del pueblo llevando el arca del pacto,

Los israelitas estaban ansiosos por entrar en la tierra prometida, conquistar naciones y vivir en paz. Pero primero tenían que cruzar las aguas del Jordán que estaban a punto de desbordarse. Dios les dio instrucciones precisas: primero, los sacerdotes tenían que meterse al agua. ¿Qué si hubieran tenido miedo de dar el primer paso? Muchas veces Dios no proporciona ninguna solución a nuestro problema hasta que confiemos en El y avancemos con lo que sabemos que debemos hacer. ¿Cuáles son los ríos u obstáculos en su vida? En obediencia a Dios, tome ese primer paso dentro del agua.

Jos 3:15 cuando los que llevaban el arca entraron en el Jordán, y los pies de los sacerdotes que llevaban el arca fueron mojados a la orilla del agua (porque el Jordán suele desbordarse por todas sus orillas todo el tiempo de la siega),

Jos 3:16 las aguas que venían de arriba se detuvieron como en un montón bien lejos de la ciudad de Adam, que está al lado de Saretán, y las que descendían al mar del Arabá, al Mar Salado, se acabaron, y fueron divididas; y el pueblo pasó en dirección de Jericó.

Adam estaba 30 km más arriba. El mar de Arabá (el Mar Salado o el Mar Muerto) era una prolongación del río Jordán.

Los israelitas cruzaron el río Jordán en la primavera, cuando se estaba desbordando. Dios escogió el tiempo en que el río estaba al nivel más alto para demostrar su poder dividiendo las aguas para que toda la nación pudiera pasar en seco. Algunos dicen que Dios utilizó un acontecimiento natural (como un deslizamiento de tierra) para detener las aguas del Jordán. Otros dicen que lo hizo por medio de un acto sobrenatural. En todo caso, Dios demostró su gran poder a través de un milagro en el tiempo y el espacio permitiendo que su pueblo cruzara el río en seco. Este testimonio del poder sobrenatural de Dios sirvió para aumentar la esperanza de los israelitas en Dios y darles una gran reputación con sus enemigos, aunque estos últimos eran más numerosos que ellos.

Jos 3:17 Mas los sacerdotes que llevaban el arca del pacto de Jehová, estuvieron en seco, firmes en medio del Jordán, hasta que todo el pueblo hubo acabado de pasar el Jordán; y todo Israel pasó en seco.

La posición central que ocupa el arca destaca el sujeto principal en la acción que acaba de tener lugar. Los detalles concernientes al Jordán desbordándose por todas sus orillas dan realce al milagro, llamando la atención sobre lo inusitado del acontecimiento.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


bricks

Deja tu comentario