Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Josué 2: Josué envía espías a Jericó

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Jos 2:6 Mas ella los había hecho subir al terrado, y los había escondido entre los manojos de lino que tenía puestos en el terrado.

Mentir no se justifica nunca; en este caso es el resultado de la fe inmadura de Rahab.

Lino era una planta nativa cuyas fibras se usan para la confección de telas y pabilos de velas. Cuando está maduro, el lino se pone en remojo para separar las fibras y luego se seca en los techos. El terrado típico de Canaán era una superficie plana y se utilizaba a veces para sentarse a conversar o dormir durante las calurosas noches del verano.

El lino lo cosechaban en los campos y lo apilaban sobre los techos para que se secara. Luego lo hilaban y utilizaban para hacer telas. El lino llega a tener una altura de aproximadamente un metro. Apilado en la azotea, constituyó un escondite excelente para los espías.

Jos 2:7 Y los hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los vados; y la puerta fue cerrada después que salieron los perseguidores.

Quizás los mensajeros del rey se convencieron tan rápidamente de que Rahab estaba diciendo la verdad a causa de su posición respetable en una sociedad como aquella. Las prostitutas se desempeñaban frecuentemente como sacerdotisas en las religiones cananeas, profesión que se consideraba honorable.

El rey de Jericó tuvo noticia de la llegada a la ciudad de dos espías israelitas que se habían hospedado en casa de Rahab. Los dos llamaron la atención, o bien por su indumentaria o por su manera de hablar. Rahab mantuvo un diálogo con los enviados del rey, a los que desorientó con sus mentiras. Un registro minucioso en su reducida casa hubiera sido de fatales consecuencias para los dos espías israelitas. Siendo muy reducido el perímetro de la ciudad, las casas se amontonaban unas sobre otras. Su interior constaba de una sala única, en la planta baja, acaso un piso y una azotea, en donde, en épocas de calor, solían sus moradores pasar la noche. La noticia de que los espías fueron escondidos debajo de tascos de lino dispuestos en la azotea para secarse al sol demuestra que la entrada de Israel en tierras de Palestina se efectuó a últimos de abril. En el calendario de Gezer se dice que la cosecha del lino en la región mediterránea tenía lugar en el mes séptimo (marzo-abril). En Jericó, situada a 250 metros bajo el nivel del mar, la cosecha era antes. Los exploradores llegaron a casa de Rahab a principios del mes séptimo.

Jos 2:8 Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo:

La narración se interrumpe aquí para examinar la petición de Rahab y los detalles del juramento que le hizo a los espías.

Jos 2:9 Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.

Jos 2:10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo(B) delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido.(C)

Jos 2:11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra.

Rahab reconoció algo que muchos de los israelitas no habían reconocido: ¡que el Dios del cielo no es un dios cualquiera! El es todopoderoso. El pueblo de Jericó estaba atemorizado porque había tenido noticias del poder extraordinario de Dios al derrotar ejércitos al otro lado del Jordán. Hoy podemos adorar a ese mismo Dios poderoso que hace milagros. Dios posee poder suficiente para derrotar a ejércitos poderosos y malvados, como lo hizo en Jericó. También tiene poder suficiente para salvarnos de una muerte segura, como lo hizo con Rahab.

Oyendo esto : Los cananeos habían escuchado hablar de las victorias de los hebreos en más de 60 ciudades fortificadas al este del río Jordán.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti