Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Josué 13: Una nueva sociedad sobre la tierra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jos 13:10 todas las ciudades de Sehón rey de los amorreos, el cual reinó en Hesbón, hasta los límites de los hijos de Amón;

Jos 13:11 y Galaad, y los territorios de los gesureos y de los maacateos, y todo el monte Hermón, y toda la tierra de Basán hasta Salca;

Jos 13:12 todo el reino de Og en Basán, el cual reinó en Astarot y en Edrei, el cual había quedado del resto de los refaítas; pues Moisés los derrotó, y los echó.

Esta es una descripción general de los territorios conquistados al este del Jordán, los cuales ya habían sido divididos entre las tribus de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés.

Jos 13:13 Mas a los gesureos y a los maacateos no los echaron los hijos de Israel, sino que Gesur y Maaca habitaron entre los israelitas hasta hoy.

Los israelitas se encontraron con tantos problemas porque no cumplieron de manera completa el mandato de conquistar la tierra y echar fuera todos sus habitantes. La presencia cancerosa de los pueblos restantes de Canaán causaron un sinfín de dificultades a los israelitas, según narra el libro de Jueces. Así como ellos no eliminaron totalmente el pecado de en medio de la tierra, los creyentes muchas veces no acaban de eliminar el pecado de sus vidas, con resultados igualmente desastrosos. A modo de prueba para usted mismo, reléase los Diez Mandamientos y pregúntese: ¿Soy tolerante con prácticas o pensamientos pecaminosos? ¿He aceptado la mitad de la medida como suficiente? ¿Condeno la falta de los demás, pero condono las mías?

Jos 13:14 Pero a la tribu de Leví no dio heredad; los sacrificios de Jehová Dios de Israel son su heredad, como él les había dicho.

Jos 13:15 Dio, pues, Moisés a la tribu de los hijos de Rubén conforme a sus familias.

Jos 13:16 Y fue el territorio de ellos desde Aroer, que está a la orilla del arroyo de Arnón, y la ciudad que está en medio del valle, y toda la llanura hasta Medeba;

Jos 13:17 Hesbón, con todas sus ciudades que están en la llanura; Dibón, Bamot-baal, Bet-baal-meón,

Jos 13:18 Jahaza, Cademot, Mefaat,

Jos 13:19 Quiriataim, Sibma, Zaret-sahar en el monte del valle,

Jos 13:20 Bet-peor, las laderas de Pisga, Bet-jesimot,

Jos 13:21 todas las ciudades de la llanura, y todo el reino de Sehón rey de los amorreos, que reinó en Hesbón, al cual derrotó Moisés, y a los príncipes de Madián, Evi, Requem, Zur, Hur y Reba, príncipes de Sehón que habitaban en aquella tierra.

Jos 13:22 También mataron a espada los hijos de Israel a Balaam el adivino, hijo de Beor, entre los demás que mataron.

Jos 13:23 Y el Jordán fue el límite del territorio de los hijos de Rubén. Esta fue la heredad de los hijos de Rubén conforme a sus familias, estas ciudades con sus aldeas.

A Rubén se le entregó la parte meridional de la frontera con Moab.

Muchas veces hay una relación interesante entre la tierra que recibe una tribu y el carácter del fundador de la tribu. Por ejemplo, a causa del carácter piadoso de José, las tribus que fueron descendientes de él, Efraín y Manasés, recibieron las tierras más ricas y fértiles de toda Canaán. Judá, que se ofreció a sí mismo a cambio de la seguridad de la vida de su hermano Benjamín, recibió la porción más grande, la cual con el tiempo se convirtió en el reino del sur y la sede de la dinastía del rey David. Rubén, que tuvo relaciones con una de las esposas de su padre, recibió una tierra desértica, la región que se describe aquí.

Jos 13:24 Dio asimismo Moisés a la tribu de Gad, a los hijos de Gad, conforme a sus familias.

Jos 13:25 El territorio de ellos fue Jazer, y todas las ciudades de Galaad, y la mitad de la tierra de los hijos de Amón hasta Aroer, que está enfrente de Rabá.

En la antigua sociedad hebrea la propiedad territorial pertenecía a la familia, no al individuo. La tierra era dada por Dios. Debía permanecer en manos de la familia y no podía ser traspasada de una tribu a otra. La Ley Mosaica contenía normas específicas sobre el derecho de herencia y del heredero. No hacía falta dejar testamento o firmar contratos legales para legar la propiedad, pero sí se conservaba celosamente la genealogía familiar. Estos capítulos reflejan esta preocupación.En la antigua sociedad hebrea la propiedad territorial pertenecía a la familia, no al individuo. La tierra era dada por Dios. Debía permanecer en manos de la familia y no podía ser traspasada de una tribu a otra. La Ley Mosaica contenía normas específicas sobre el derecho de herencia y del heredero. No hacía falta dejar testamento o firmar contratos legales para legar la propiedad, pero sí se conservaba celosamente la genealogía familiar. Estos capítulos reflejan esta preocupación.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Poncio Pilato juzga a Jesús

(ii) Existe el silencio de desprecio. Se pueden recibir afirmaciones o argumentos o disculpas de alguien con un silencio que muestra que no merecen una respuesta. En

Artículo Completo

Jesús habla al joven rico

Esta historia enseña una de las lecciones más profundas, porque contiene la base total de la diferencia entre la idea correcta y la equivocada de lo que

Artículo Completo