Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jonás 3: Nínive se arrepiente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En el versículo 9 el rey expresa la misma esperanza que los marineros manifestaron en el cap. 1. No está seguro de que Dios va a perdonar a los habitantes de Nínive pero sabe que tiene el poder para hacerlo. La traducción de la RVA es mejor que otras que dicen que Dios se va a arrepentir. El versículo 9 significa que Dios puede tener compasión y cambiar de parecer. No es un cambio fundamental como ocurre en el pecador arrepentido, sino la manifestación del amor y la misericordia de Dios hacia personas arrepentidas. Parece que el rey sabía de la misericordia de Dios aunque Jonás no la mencionó al predicar. Jeremías recibió una palabra de Jehová, la cual decía que Dios estaba dispuesto a perdonar a las naciones del Medio Oriente si ellos se arrepentían de su maldad.

El versículo 10 es de suma importancia porque nos enseña que Dios escucha las oraciones de cualquier pueblo y observa sus acciones al dejar su mal camino para seguirlo. La misericordia de Dios se extiende a cada habitante de este planeta. Tal vez sus nombres no figuran con los de los reyes y presidentes pero Dios se acuerda de ellos y está dispuesto a bendecir a los que acuden a él. Nuestro Salvador reconoció el gran significado del cambio en la vida de la gente de Nínive cuando dijo: Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio contra esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron ante la predicación de Jonás. ¡Y he aquí uno mayor que Jonás está en este lugar!.

Vemos en este gran texto la expresión del amor y la misericordia de Dios. Jonás no le habló a la gente de Nínive sobre el amor de Dios, pero Dios les manifestó su amor cuando ellos cambiaron radicalmente su estilo de vida. Con esto se ve que la profecía de Jonás no era una “profecía incondicional”; todo dependía de la actitud y las acciones de sus oyentes. Otros profetas sabían que Dios podía desistir del juicio si las personas cambiaban su manera de vivir.

Joya bíblica

Cúbranse de cilicio tanto hombres como animales. Invoquen a Dios con todas sus fuerzas, y arrepiéntase cada uno de su mal camino y de la violencia que hay en sus manos. ¿Quién sabe si Dios desiste y cambia de parecer, y se aparta del furor de su ira, y así no pereceremos?

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los pesares

«¿Cuánto creen ustedes que pesa este vaso con agua?» preguntó el profesor.Las respuestas variaron entre 20 y 500 gramos. Entonces el docente comentó.-«No importa el peso absoluto.

Artículo Completo