Job 42: Confesión y justificación de JobJob 42

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

No te sorprendas de encontrar dificultades. Conoce y acepta que ello forma parte de la vida, y que la fe siempre las vence.

Reconoce El valor de la sabiduría de quien tiene más edad.

Convéncete del hecho de que Dios tiene la palabra final en todas las cosas.

Acepta la naturaleza transitoria y problemática de la vida humana.

Comprende que la adversidad es como un fuego por medio del cual Dios nos purifica.

Reflexiona sobre si la presente adversidad, oposición o limitaciones, son parte de la acción disciplinaria de Dios. Toma conciencia rápidamente de qué se trata, y arrepiéntete.

Lecciones clave en la fe El temor es el reverso de la fe: no creer a lo que dice Dios. Dios nos manda a no temer. La fe nos pone en condiciones de confiar en Dios y a no actuar por temor.

Conoce y comprende que el temor evidencia falta de fe en Dios y en sus promesas.

Descansa en la protección del Señor contra los ataques verbales y no les temas.

Cree que Dios honra la fe que es más fuerte que la muerte.

Claves para la pureza moral La impureza puede nacer de una actitud negligente a la hora de asumir un compromiso moral.

Haz un compromiso de pureza moral. Mantén tus ojos, manos y cuerpo libres de pecado.

La pregunta principal del libro de Job no tiene vencimiento: «¿Por qué los creyentes experimentan problemas y sufrimientos?» A través de un largo debate, los amigos de Job, supuestamente sabios, no pudieron contestar esta pregunta. En lugar de eso cometieron un error serio por lo que Dios los reprendió. Pensaron que los problemas surgían por el pecado de las personas. Vemos el mismo error hoy en día en aquellos que aseveran que la enfermedad y la falta de bendiciones materiales son señales de pecados no confesados y de falta de fe. Aunque normalmente (pero no siempre) seguir a Dios conduce a una vida más feliz, y que rebelarse contra Dios normalmente (pero no siempre) conduce a una vida infeliz, Dios está en control. En nuestro mundo invadido por el pecado, calamidades y sufrimientos pueden venir a los buenos y a los malos por igual.

Esto no quiere decir que Dios sea indiferente, despreocupado, injusto y poco poderoso para protegernos. Las cosas malas suceden porque vivimos en un mundo caído, un mundo en el que tanto creyentes como inconversos son golpeados por las consecuencias trágicas del pecado. Dios permite el mal por un tiempo, aunque a menudo lo convierte en bien para nosotros. Quizá no tengamos respuestas de por qué Dios permite el mal, pero podemos estar seguros de que es Todopoderoso y sabe lo que está haciendo. La próxima vez que se enfrente a pruebas y dilemas, véalas como oportunidades para buscar la fortaleza de Dios. Encontrará a un Dios que sólo desea mostrarle su amor y compasión. Si puede confiar en El en su dolor, confusión y soledad, tendrá la victoria y eliminará la duda, uno de los más grandes obstáculos de Satanás en su vida. Si Dios es su cimiento, nada lo apartará de su amor.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Oración de Gracias

Hoy estoy genuinamente agradecido por tantas cosas; he sido bendecido de tantas maneras. Estoy agradecido por el maravilloso país en el que vivo y por

Artículo Completo

El efecto 99

Esta era una vez un rey que estaba en busca de la felicidad ya que aun cuando tenía todos los placeres a su alcance debido

Artículo Completo