Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Job 21:1 Prosperidad y miseria de los malos

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Job 21:1 Prosperidad y miseria de los malos[a] Entonces respondió Job y dijo:

Job reclama una oportunidad de ser escuchado para refutar la simplificada doctrina de la retribución de sus amigos. Reafirma otra vez su propia inocencia; la calamidad afecta al justo y al injusto, una verdad que la historia confirma. A veces el incrédulo prospera durante toda la vida, mientras el creyente sólo conoce el anhelo. Aquí la atención se desplaza del caso de Job al más amplio tema de los sufrimientos del creyente. Así Job cuestionaba la opinión teológica prevaleciente en su época.

Job refutó la idea de Zofar de que los malos nunca tendrán riquezas y felicidad, diciendo que en el mundo real el malvado sí prospera. Dios hace lo que le place con los individuos, y la gente no puede emplear sus circunstancias para medir su propia bondad o la de Dios, algunas veces (pero no siempre) están relacionadas. El éxito de los amigos de Job estaba basado en su realización exterior. Sin embargo, el éxito para Dios está en el corazón de las personas.

Job 21:2 «Oíd atentamente mi palabra y, al menos, dadme consuelo.

Job 21:3 Toleradme, y yo hablaré; y burlaos después que haya hablado.

Job 21:4 ¿Acaso me quejo yo de algún hombre? Y ¿por qué no se ha de angustiar mi espíritu?

Job 21:5 Miradme, espantaos y tapaos la boca con la mano.

Job 21:6 Aun yo mismo me horrorizo al acordarme y el temblor estremece mi cuerpo.

Job 21:7 »¿Por qué viven los impíos y envejecen, y aun crecen sus riquezas?

Job 21:8 Su linaje se robustece ante su vista y sus descendientes están delante de sus ojos.

Job 21:9 Sus casas están libres de temor, ningún azote de Dios viene sobre ellos.[b]

Job 21:10 Sus toros engendran sin fallar y sus vacas paren sin que su cría se malogre.

Job 21:11 Salen sus pequeñuelos como en manada, sus hijos andan saltando.

Job 21:12 Saltan al son del tamboril y de la cítara, se regocijan al son de la flauta.

Job 21:13 Pasan sus días en prosperidad y en paz descienden al seol,

Job 21:14 pese a que dicen a Dios: “Apártate porque no queremos conocer tus caminos.

Job 21:15 ¿Quién es el Todopoderoso para que lo sirvamos? ¿De qué nos aprovechará que oremos a él?”.[c]

Job 21:16 Pero el bien de ellos no está en sus propias manos. ¡Lejos esté de mí el consejo de los malvados![d]

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Con el tiempo

Con el tiempo aprendes la sutil diferencia que hay entre tomar la mano de alguien y encadenar un alma. Con el tiempo aprendes que el

Artículo Completo

El emperador

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes

Artículo Completo

El consejo de Talleyrand

Un racionalista francés, inventor de la llamada «Religión Natural», se quejaba al conocido ministro Talleyrand del poco éxito que había tenido su religión, a pesar

Artículo Completo