Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Job 18: Segundo discurso de Bildad

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Job 18:16  Por abajo se secan sus raíces y por arriba son cortadas sus ramas.

Job 18:17  Su recuerdo se borra de la tierra y no tiene nombre en las calles.[d]

Job 18:18  De la luz es lanzado a las tinieblas y es arrojado fuera del mundo.

Job 18:19  No tiene hijo ni nieto en su pueblo, ni quien le suceda en sus moradas.[e]

Job 18:20  De su día se espantan los de occidente, y el pavor caerá sobre los de oriente.

Job 18:21  Tales son ciertamente las moradas[f] del impío, y ese es el lugar del que no conoce a Dios».

Segundo discurso de Bildad: Más sobre el terrible destino del impío

Después de un discurso inicial dirigido a Job, éste contiene únicamente una descripción del destino que espera a los impíos. Esto podría interpretarse como la predicción que Bildad hace del futuro de Job; pero es más probable que el segundo discurso de Bildad debiera interpretarse a la luz del primero y considerar que está describiendo la clase de persona que Job no es. Sigue afirmando la enseñanza popular, pero su descripción es tan extrema, tan blanca y negra, que seguramente se espera que no encontremos nada convincente ni en él ni en su doctrina. Bildad quiere que el mundo sea predecible y ordenado. Puede ver en Job, quien libra una batalla entre doctrina y experiencia, únicamente a alguien que se está destrozando. Y considera la demanda de Job de una nueva teología muy inquietante: ¿Será removida la peña de su lugar?.

Elifaz, en su descripción del destino de los impíos, había enfocado el tema de cómo el impío experimenta terror e inseguridad a lo largo de su vida. Aquí Bildad se concentra en los últimos días del impío, describiendo cómo es atrapado por la muerte, arrancado de su vivienda y llevado a comparecer ante el señor de las tinieblas.

La muerte era presentada en la mitología antigua como un rey señoreando sobre el mundo de los muertos. El primogénito de la muerte será uno de sus hijos, así como la enfermedad y los terrores son sus agentes que arrastran a la gente desde la vida hacia abajo a su reino.

A lo largo de la descripción de Bildad del impío aparecen varios paralelos a la experiencia de Job. Aunque estos paralelos son de mal gusto, su propósito no es recalcar que Job sea un pecador, sino más bien advertirle de lo que le sucederá si no cambia su conducta (como Bildad le aconsejara). Job puede elegir si esta descripción del destino de los impíos se aplicará o no a él.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Refinados como la plata

Hace algún tiempo, algunas señoras se reunieron en cierta ciudad para estudiar la Biblia. Mientras que leían el tercer capítulo de Malaquías, encontraron una expresión

Artículo Completo

Enemigos destruidos

Se cuenta que cierto emperador chino, cuando le avisaron que en una de las provincias de su imperio había una insurrección, dijo a los ministros

Artículo Completo