Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Job 18: Segundo discurso de Bildad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Job 18:1  Bildad describe la suerte de los malos[a] Respondió Bildad, el suhita, y dijo:

La segunda vez que Bildad se dirige a Job lo critica severamente, se refiere a sus palabras como puro desvarío, y predice que éste, como pecador empedernido, será destruido si no se arrepiente. La imagen que traza, plagada de metáforas, es oscura y lúgubre.

Bildad pensó que sabía cómo debía gobernarse el universo y vio la vida de Job como una ilustración de las consecuencias del pecado. Rechazó la parte de la historia correspondiente a Job porque no encajaba en su punto de vista acerca de la vida. Es fácil condenar a Bildad ya que sus errores son obvios; desafortunadamente, sin embargo, a menudo nosotros reaccionamos de la misma manera cuando nuestras ideas se ven amenazadas.

Job 18:2  «¿Cuándo pondréis fin a las palabras? Pensad, y después hablemos.

Job 18:3  ¿Por qué somos tenidos por bestias y a vuestros ojos somos viles?

Job 18:4  Tú, que te destrozas en tu furor, ¿será abandonada la tierra por tu causa, o serán removidas de su lugar las peñas?

Bildad había dado antes buen consejo y ánimo a Job; aquí no usa nada sino reproches y declara su ruina. Concluye que Job debe sacar la providencia de Dios del manejo de los asuntos humanos, porque no reconoce que él mismo es un impío.

Job 18:5  »Ciertamente la luz del impío se apaga y no resplandecerá la llama de su fuego.

Job 18:6  La luz se oscurece en su casa y se apaga sobre él su lámpara.

Job 18:7  Sus pasos vigorosos se acortan y sus propios planes le hacen tropezar;

Job 18:8  porque un lazo está puesto a sus pies y entre redes camina;

Job 18:9  un cepo atrapa su talón y una trampa se afirma contra él.

Job 18:10  La cuerda está escondida en la tierra y la trampa lo aguarda en la senda.

Job 18:11  De todas partes lo asaltan temores y lo hacen huir desconcertado.

Job 18:12  El hambre desgasta sus fuerzas y a su lado está dispuesta la ruina.

Job 18:13  La enfermedad roe su piel y sus miembros devora el primogénito de la muerte.[b]

Job 18:14  De la confianza de su hogar es arrancado y es conducido al rey de los espantos.[c]

El «rey de los espantos» es una figura del discurso que se refiere a la muerte. Bildad veía a la muerte como un gran devorador, pero la Biblia nos enseña que Dios tiene el poder de devorar incluso a la muerte.

Job 18:15  En su hogar mora como si no fuera suyo; piedra de azufre es esparcida sobre su morada.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La importancia del tiempo

Imagínate si existe un banco, que cada mañana acredite a tu cuenta la suma de $86.400.00. No arrastra tu balance día a día. Cada noche borra cualquier

Artículo Completo