Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jesús sana a unos ciegos y a un mudo

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Al salir Jesús de allí, dos ciegos lo siguieron, gritando: –¡Ten compasión de nosotros, Hijo de David! Cuando Jesús entró en la casa, los ciegos se le acercaron, y él les preguntó: –¿Creen ustedes que puedo hacer esto? –Sí, Señor –le contestaron. Entonces Jesús les tocó los ojos, y les dijo: –Que se haga conforme a la fe que ustedes tienen. y recobraron la vista. Jesús les advirtió mucho: –Procuren que no lo sepa nadie. Pero, apenas salieron, contaron por toda aquella región lo que Jesús había hecho. Mientras los ciegos salían, algunas personas trajeron a Jesús un mudo que estaba endemoniado. En cuanto Jesús expulsó al demonio, el mudo comenzó a hablar. La gente, admirada, decía: –¡Nunca se ha visto en Israel una cosa igual! Mateo 9: 27-33

La ceguera era -una dolencia angustiosamente corriente en Palestina. Procedía en parte del deslumbramiento que el sol oriental causaba a ojos sin protección, y en parte porque la gente no sabía nada de la importancia de la limpieza y la higiene. Particularmente las nubes de moscas sucias trasmitían infecciones que conducían a la pérdida de la vista.

El nombre que le dieron estos dos ciegos a Jesús fue Hijo de David. Cuando estudiamos los lugares en que se encuentra ese título en los evangelios encontramos que lo usó casi exclusivamente la multitud o personas que conocían a Jesús solamente, como si dijéramos, a distancia (Mateo 15:22; 20:30s; Marcos 10:47; 12:35ss). El término Hijo de David describe a Jesús según el concepto popular del Mesías. Los judíos llevaban ya siglos esperando al prometido libertador de la dinastía de David, el líder que no sólo les devolvería la libertad, sino que también los conduciría al poder y la gloria y la grandeza. Así era como estos ciegos consideraban a Jesús; veían en Él al obrador de maravillas que conduciría al pueblo a la libertad y a la conquista. Vinieron a Jesús con una idea muy inadecuada de Quién y de lo que era, y sin embargo Jesús los sanó. La manera como Jesús los trató es iluminadora.

(i) Está claro que no respondió a sus gritos inmediatamente. Jesús quería estar completamente seguro de que eran sinceros y querían en serio lo que Él pudiera darles. Podría muy bien ser que ellos hubieran adoptado un grito popular simplemente porque todos los demás estaban gritando y que, tan pronto como Jesús pasara, Le olvidaran completamente. Quería en primer lugar estar seguro de que la petición de ellos era genuina, y real su sentimiento de necesidad.

Después de todo tiene ventajas eso de ser mendigo; uno se libra de la responsabilidad de trabajar y de ganarse la vida.

Tiene ventajas el ser un inválido.

Hay personas que de hecho no quieren que se les rompan las cadenas. W. B. Yeats nos habla de Lionel Johnson, el poeta e investigador. Johnson era alcohólico. Tenía, como él decía, «un ansia que hacía clamar a cada átomo de su cuerpo.» Pero, cuando se le sugirió que se sometiera a un tratamiento para vencer esa ansia, su franca respuesta fue: «No quiero librarme de esto.»

No son pocos los que en lo más íntimo de su ser no les disgustan sus debilidades; y hay muchos que, si fueran sinceros, tendrían que decir que no quieren perder sus pecados. Jesús tenía que estar seguro antes de nada de que esos hombres deseaban sinceramente y en serio la sanidad que Él podía darles.

(ii) Es interesante observar que Jesús realmente obligó a estas personas a estar con Él a solas. Como no les contestó en las calles, tuvieron que acudir a Él en la casa. Es una ley de la vida espiritual que más tarde o más temprano uno tiene que enfrentarse con Jesús a solas. Está bien eso de hacer una decisión por Cristo en la marea emocional de alguna gran reunión; o en algún grupito cargado de poder espiritual. Pero después de estar con otros uno debe volver a casa y estar solo; después de estar en compañía uno debe volver al aislamiento esencial de toda alma humana; y lo que realmente importa no es lo que uno hace en la multitud, sino lo que hace cuando está a solas con Cristo. Jesús obligó a estos hombres a enfrentarse con Él a solas.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jabón flotante

En 1879, el producto de mayor venta de Procter and Gamble eran las velas. Debido a que Thomas Edison había inventado el bombillo eléctrico, parecía

Artículo Completo

El efecto 99

Esta era una vez un rey que estaba en busca de la felicidad ya que aun cuando tenía todos los placeres a su alcance debido

Artículo Completo

Carta a Dios

Me dirijo a Ti porque eres el consultor de todos los problemas, el inspirador de todos los planes y el conductor de todos los caminos.

Artículo Completo

La tentación

Un sábado por la tarde el padre deja a su hijo en casa, porque el muchacho no se sentía bien. Al salir, el padre le

Artículo Completo

El sistema solar

En alguna ocasión se suscitó una fuerte discusión entre dos amigos, uno creyente en la existencia de Dios y el otro absolutamente incrédulo y ateo.

Artículo Completo