Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jesus nuestro abogado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Desde el Centro Rockefeller de la ciudad de Nueva York puede apreciarse una vista aérea de la Plaza Lower y en ella una estatua de bronce de Prometeo robando el fuego sagrado para la humanidad. La historia de Prometeo es una de las más conocidas leyendas de los dioses griegos.
Cuenta que en los días cuando el fuego no era aún posesión del hombre, Prometeo tomó fuego desde el cielo y lo dio como un regalo al hombre. Zeus, el rey de los dioses, se enfadó muchísimo de que la humanidad recibiera este regalo. Así, cogió a Prometeo y lo encadenó a una roca en medio del Mar Adriático, donde fue torturado por el calor y la sed del día y el frío de la noche. Zeus incluso preparó a un buitre para que rasgara el hígado de Prometeo, el cual siempre volvía a crecer, para ser rasgado de nuevo.
Esta leyenda presenta el concepto de los dioses paganos, que prevaleció en el mundo antiguo, un grupo de dioses celosos y vengativos.
¡Cuánta diferencia con el título y mensaje de Cristo como nuestro Abogado defensor «Y si alguno hubiera pecado abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El valor de una sonrisa

¿Cuánto vale una sonrisa? ¿Un centavo, un dólar, un millón? Bueno, algo tiene que valer ¿verdad? Desde luego que sí, pero sin duda nadie podría fijar el

Artículo Completo

El árbol de las manzanas

Hace mucho tiempo existía un enorme árbol de manzanas. Un pequeño niño lo amaba mucho y todos los días jugaba alrededor de él. Trepaba al árbol hasta

Artículo Completo

El guardia y el guerrero

Cierto día un guardia se encaminaba hacia las montañas, buscando una piedra preciosa para agradar a su Rey, y teniendo suerte encontró una que complació al Rey.

Artículo Completo