Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jesús envía a los doce discípulos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

(iv) Estos hombres fueron nombrados de entre los discípulos. La palabra discípulo quiere decir aprendiz. Las personas que Jesús necesita y desea son las que están dispuestas a aprender. Lamente cerrada no Le sirve. El siervo de Cristo debe desear aprender más cada día. Cada día debe estar un paso más cerca de Jesús y un poco más cerca de Dios.(v) Las razones por las que estos hombres fueron escogidos son igualmente significativas. Fueron escogidos para estar con Él (Marcos 3:14). Si habían de hacer Su trabajo en el mundo, tendrían que vivir en Su presencia antes de salir al mundo; tendrían que ir de la presencia de Jesús a la humanidad.

Se dice que en una ocasión Alexander Whyte predicó un sermón maravillosamente poderoso y conmovedor. Después del culto le dijo un amigo: «Hoy has predicado como si vinieras directamente de la presencia de Jesucristo.» Whyte respondió: «Tal vez fue así.» Ninguna obra de Cristo la puede hacer nunca más que uno que viene de la presencia de Cristo. Algunas veces, en la complejidad de las actividades de una iglesia moderna, estamos tan ocupados con juntas y comités y administración y haciendo que todo siga su curso que corremos peligro de olvidar que ninguna de estas cosas importa si las llevan a cabo personas que no han estado con Cristo antes de estar con los demás.

(vi) Fueron llamados para ser apóstoles (Marcos 3:14; Lucas 6:13). La palabra apóstol quiere decir literalmente uno que es enviado; es la palabra que se usa para un enviado o un embajador. Un cristiano es un embajador de Jesucristo a los demás. Sale de la presencia de Cristo llevando consigo la palabra y la belleza de su Maestro.

(vii) Fueron llamados para ser heraldos de Cristo. En Mateo 10:7 fueron enviados a predicar. La palabra original es kéryssein, que viene del nombre kéryx, que quiere decir heraldo. El cristiano es un heraldo de Cristo. Por eso debe empezar en la presencia de Cristo. El cristiano no está para presentar sus propias opiniones a la gente; lleva un mensaje de certezas divinas de Jesucristo -y no puede llevar ese mensaje a menos que lo haya recibido primero en la presencia de Cristo.

La comisión del mensajero del Rey

Jesús envió a estos doce, y estas fueron las instrucciones que les dio: No sigáis ningún camino que vaya hacia los gentiles, ni entréis en ninguna ciudad de los samaritanos, sino limitaos a las ovejas de la casa de Israel que están descarriadas. Por donde vayáis, haced esta proclamación: «¡El Reino del Cielo está cerca!» Sanad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad a los leprosos, expulsad a los demonios»

Aquí tenemos el principio de la comisión del Rey a Sus mensajeros. La palabra que se usa en griego para mandar Jesús a Sus hombres, o darles órdenes, es interesante e iluminadora. Es la palabra parangueLlein. Esta palabra tiene en griego cuatro usos especiales.

(i) Es la palabra corriente para las órdenes en el ejército; Jesús era como un general mandando a sus oficiales en campaña y dándoles las órdenes oportunas.

(ii) Es la palabra que se usa para llamar a los amigos de uno para que le ayuden. Jesús era como un hombre que tuviera un gran proyecto y reuniera a sus amigos para que le ayudaran a hacer que llegara a ser realidad.

(iii) Es la palabra que se usa de un maestro que les da reglas e instrucciones a sus alumnos. Jesús era como un maestro que mandara a sus estudiantes al mundo equipados con su enseñanza y su mensaje.

(iv) Es la palabra que se usa corrientemente para una orden o un decreto del emperador. Jesús era como un rey que estuviera enviando a sus embajadores al mundo a realizar su programa y hablar en su nombre. Este pasaje empieza con lo que a uno le parecería una instrucción muy difícil. Empieza prohibiéndoles a los Doce que fueran a los gentiles o a los samaritanos. A muchos les resulta muy difícil creer que Jesús dijera esto nunca. Este aparente exclusivismo no nos suena a Jesús; y hasta se ha sugerido que este dicho lo pusieron en Su boca los que en días posteriores querían reservar el Evangelio para los judíos, los mismos que se opusieron vigorosamente a Pablo cuando quería llevar el Evangelio a los gentiles.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Corazón valeroso

Se cuenta la historia de un querido amigo y miembro de la iglesia, que falleció luego de una larga vida de amor y servicio. En el funeral,

Artículo Completo

Compartamos la luz

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia: «… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver

Artículo Completo

Juan Sinpiernas

Juan Sinpiernas era un hombre que trabajaba como leñador. Un día, Juan compró una sierra eléctrica pensando que esto aligeraría mucho su trabajo. La idea hubiera sido muy

Artículo Completo