Jeremías 8: Israel es indiferente a la Palabra de Dios

Jeremías 8:20 ¡Pasó la siega, se acabó el verano, pero nosotros no hemos sido salvos!

Estas palabras ofrecen una ilustración vívida de la impresión de Jeremías cuando vio a su pueblo rechazar a Dios. Respondió con angustia a un mundo que moría en pecado. Aún vemos ese mismo mundo que muere en pecado por rechazar a Dios. Pero, ¿cuán a menudo se nos quebranta el corazón por amigos y vecinos perdidos, por nuestro mundo perdido? Solo cuando tengamos el tipo de interés que tuvo Jeremías nos sentiremos motivados a ayudar. Debemos comenzar por pedir que Dios quebrante nuestros corazones por el mundo que El ama.

Jeremías 8:21 ¡Quebrantado estoy por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo; abrumado estoy, el espanto se ha apoderado de mí!

Jeremías 8:22 ¿No hay bálsamo[ñ] en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué, pues, no hubo sanidad para la hija de mi pueblo?

Bálsamo en Galaad : El área de Galaad en la Transjordania era una importante proveedora de especias y bálsamo, pero la herida de Judá es incurable

Galaad fue famosa por sus bálsamos curativos (medicina). Esta es una pregunta retórica. La obvia respuesta es: «Sí, Dios», pero Israel no aplicaba el bálsamo, no obedecía a Dios. A pesar de que la enfermedad espiritual del pueblo seguía siendo muy profunda, podía curarse. Sin embargo, el pueblo rechazó la medicina. Dios podía sanar las heridas que se ocasionaron, pero El no los obligaría a recibir sanidad.

    Páginas: 1 2 3

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario