Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 8: Israel es indiferente a la Palabra de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 8:1 «En aquel tiempo, dice Jehová, sacarán de sus sepulcros los huesos de los reyes de Judá, los huesos de sus príncipes, los huesos de los sacerdotes, los huesos de los profetas y los huesos de los habitantes de Jerusalén.

Sacarán los huesos : Un acto de sacrilegio y desgracia para todos aquellos cuyos huesos son profanados.

La amenaza de que las tumbas del pueblo de Judá se abrirían era horrible para un pueblo que honraba en gran manera a la muerte y creía que abrir tumbas era una gravísima profanación. Este sería un sarcástico castigo para los idólatras: sus cuerpos yacerían bajo el sol, la luna y las estrellas, los dioses que creían podían ayudarlos.

Jeremías 8:2 Los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo,[a] a los cuales amaron y sirvieron, en pos de los cuales anduvieron, a los cuales consultaron y ante los cuales se postraron.[b] No serán recogidos ni enterrados; serán como estiércol sobre la faz de la tierra.[c]

Jeremías 8:3 Y escogerá la muerte antes que la vida todo el resto que quede de esta mala generación, en todos los lugares adonde arroje yo a los que queden, dice Jehová de los ejércitos.

Jeremías 8:4 »Les dirás asimismo que así ha dicho Jehová: »El que cae, ¿no se levanta? El que se desvía, ¿no vuelve al camino?

Israel es completamente indiferente a la Palabra de Dios. Las aves conocen e interpretan el destino divino, pero el pueblo de Dios no.

Cuando una persona cae o se percata de que va mal encaminada, la única reacción sensata sería levantarse o cambiar de dirección. Pero a medida que Dios observaba la nación, veía que la gente vivía una vida de pecado que ella misma eligió, engañándOseas de que no habría consecuencias. Perdieron la perspectiva respecto a la voluntad de Dios para sus vidas e intentaban minimizar su pecado. ¿Existen algunos indicadores de que usted se ha caído o va por mal camino? ¿Qué está haciendo para volver al buen camino?

Jeremías 8:5 ¿Por qué es este pueblo de Jerusalén rebelde con rebeldía sin fin? Abrazaron el engaño y no han querido volverse.

Jeremías 8:6 Escuché con atención: no hablan rectamente, no hay hombre que se arrepienta de su mal, diciendo: “¿Qué he hecho?”. Cada cual se volvió a su propia carrera, como caballo que se lanza con ímpetu a la batalla.

Jeremías 8:7 Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola, la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehová.[d]

Jeremías 8:8 »¿Cómo decís: “Nosotros somos sabios, y la ley de Jehová está con nosotros”? Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas.[e]

No habiendo comprendido la ley de Jehová escrita, los sabios rechazan ahora la palabra de Jehová que se escucha por boca de los profetas. El escriba administraba la Ley

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El jardín del amado

Había en el Jardín muchísimos y bellos pájaros cuyos cantos se unían de manera tal que nadie habría podido distinguir qué pájaro emitía cuál canción, lo que

Artículo Completo

El amor y los milagros

Padre Eusebio Gómez Navarro- La vida está llena de milagros. Más aún, la vida es para hacer milagros. El amor lo puede todo: hace ligeras las cargas

Artículo Completo

Isaías 10: Injusticia

Isaías 10:1 ¡Ay de los que dictan leyes injustas y prescriben tiranía, No podrá ser obviado el juicio de Dios. El pecado y la injusticia social son

Artículo Completo