Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 6: Hacer un alto en el camino

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 6:1 ¡Gentes de la región de Benjamín, ¡busquen refugio, huyan de Jerusalén! Toquen la trompeta en Tecoa, levanten una señal en Bet-haquérem, porque una desgracia, una gran calamidad, amenaza desde el norte. [1]

En 4.6 se alienta a la gente a refugiarse en Jerusalén. Ahora, se les insta a huir de Jerusalén, porque ningún lugar será lo suficientemente seguro para resistir a los invasores. Benjamín era el territorio tribal situado justamente al norte de Jerusalén. Tecoa estaba a 18 km de la ciudad. Bet – haquerem es la moderna Ramat Rajel, a 3 km al sur de Jerusalén. Tocad en «Tecoa» es un juego de palabras. Alzad por señal de humo también es un juego de palabras.

El Señor advirtió a la tribu de Benjamín (la tribu de Jeremías) que escapara, no hacia la seguridad de la gran ciudad amurallada de Jerusalén porque estaría bajo sitio, sino hacia Tecoa, un pueblo localizado más o menos a 19 km al sur de Jerusalén. La señal de humo, como advertencia, se encendió en Bet-haquerem, a la mitad del camino entre Jerusalén y Belén.

Jeremías 6:2 La hija de Sión es como una bella pradera que será destruida,

Jeremías 6:3 a donde van los pastores con sus rebaños; acampan a su alrededor y cada rebaño pasta por su lado.

Pastores y sus rebaños : Representa a gobernantes y gobernados.

Los pastores eran los líderes de los ejércitos babilónicos y los rebaños sus tropas.

Jeremías 6:4 Sus enemigos dicen: «¡Prepárense a pelear contra ella! ¡Vengan, ataquémosla a mediodía! Pero, ¡qué lástima!, y a es tarde, y las sombras se alargan.

Anunciad : La raíz de esta palabra en hebreo es la misma que «proclamar». Prepararse para la guerra incluía un ritual religioso. Mediodía : Se aprovecha como elemento de sorpresa ya que normalmente los ataques se lanzaban en la mañana.

Hablan los invasores.

Jeremías 6:5 ¡Entonces ataquémosla de noche y destruyamos sus torres!»

Noche : Indica el entusiasmo de los soldados, ya que casi siempre la batalla se detenía al anochecer.

Jeremías 6:6 El Señor todopoderoso ha dado esta orden: «¡Corten árboles y construyan una rampa para atacar a Jerusalén! La ciudad está condenada al castigo, porque está llena de opresión.

La preparación para un sitio incluía el cortar árboles y la construcción de un vallado , o rampas de acceso a la ciudad.

Jeremías 6:7 De Jerusalén brota la maldad como de un pozo brota el agua. No se oye en ella más que violencia y atropellos; no veo en ella más que heridas y dolor.

Jeremías 6:8 Escarmienta, Jerusalén, porque si no, me apartaré de ti disgustado, te convertiré en un desierto, te dejaré sin habitantes.»

Jeremías 6:9 El Señor todopoderoso dice: «A los israelitas que queden los van a buscar y rebuscar, como se rebusca entre las ramas de un viñedo hasta que no queda ninguna uva.»

El remanente mencionado aquí no debe confundirse con el remanente santo. Este último son los que quedaron después de la primera ola de destrucción. Como un vendimiador, Babilonia no se satisfaría hasta que cada persona se llevara al cautiverio. Invadió Judá tres veces hasta que logró destruir la nación y su templo por completo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Amigos en el Desierto

Dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

Artículo Completo

La huida a Egipto

Cuando ya los sabios se habían ido, un ángel del Señor se le apareció en sueños a José, y le dijo: «Levántate, toma al niño

Artículo Completo

Algo, todo o nada

Los niños y los inmaduros sólo conocen “todo o nada”; el hombre adulto sabe que lo único real es siempre “algo”. Si cuidas una abeja,

Artículo Completo

Heredero al trono

Erase una vez que un reino europeo estaba regido por un rey muy cristiano, y con fama de santidad, que no tení­a hijos. El monarca

Artículo Completo