Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 50: Profecía sobre Babilonia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Los profetas utilizan a menudo los juegos de palabras; aquí aparecen dos de ellos. Merataim («Tierra de la doble rebelión»): Un lugar al sur de Babilonia que procede del verbo hebreo «rebelarse». Pecod (castigo): Nombre de una tribu que procede del verbo hebreo «castigar». Merataim estaba localizada al sur de Babilonia y Pecod al este.

Jeremías 50:22  ¡Estruendo de guerra en el país, y gran destrucción!

Jeremías 50:23  ¡Cómo ha sido cortado y quebrado el martillo de toda la tierra! ¡Cómo se ha convertido Babilonia en objeto de horror entre las naciones!

Jeremías 50:24  Babilonia, te puse lazo, y fuiste atrapada, y tú no te diste cuenta; has sido sorprendida y apresada porque te pusiste a provocar al Señor.

Jeremías 50:25  El Señor ha abierto su arsenal y ha sacado las armas de su indignación, porque esta es obra del Señor, Dios de los ejércitos, en la tierra de los caldeos.

Jeremías 50:26  Venid contra ella desde los últimos confines; abrid sus graneros, convertidla en montones y destruidla por completo; que no le quede nada.

Jeremías 50:27  Pasad a espada todos sus novillos; que desciendan al matadero. ¡Ay de ellos, porque ha llegado su día, la hora de su castigo!

Jeremías 50:28  Se oye la voz de los fugitivos y evadidos de la tierra de Babilonia anunciando en Sion la venganza del Señor nuestro Dios, la venganza de su templo.

Jeremías 50:29  Reclutad arqueros contra Babilonia, a todos los que entesan el arco; acampad contra ella por todos lados, que no haya escape. Dadle el pago conforme a su obra; conforme a todo lo que ha hecho, así haced con ella; porque se ha vuelto insolente contra el Señor, contra el Santo de Israel.

Jeremías 50:30  Por tanto sus jóvenes caerán en sus calles, y todos sus hombres de guerra serán silenciados en aquel día–declara el Señor.

Jeremías 50:31  He aquí, estoy contra ti, arrogante, –declara el Señor, Dios de los ejércitos– porque ha llegado tu día, la hora en que te castigaré.

Jeremías 50:32  Y la arrogante tropezará y caerá sin que nadie la levante; y prenderé fuego a sus ciudades, el cual devorará todos sus alrededores.

El orgullo (soberbia) era un pecado característico de Babilonia. Surge cuando nos sentimos autosuficientes, o cuando pensamos que no necesitamos a Dios. Naciones o personas soberbias, sin embargo, fracasarán a la larga debido a que se niegan a reconocer a Dios como el poder supremo. Deshacerse del orgullo no es fácil, pero podemos admitirlo y pedir a Dios que nos perdone y ayude a luchar en contra de él. Para el orgullo, el mejor antídoto es centrar la atención en la grandeza y bondad de Dios.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

En qué reside la dignidad

Un carpintero tenía un hermano que era un músico famoso. Cuando vino de visita a la compañía constructora donde trabajaba, el capataz le dijo: —

Artículo Completo