Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 50: Profecía sobre Babilonia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Por eso sale al paso de la arrogancia de Babilonia: Heme aquí, insolente.; ha llegado tu día. Sobre todas las iniquidades de Babilonia hay una que permanece continuamente ante los ojos de Yahvé; es la opresión de su pueblo. Esto está exigiendo venganza, ya que Babilonia se obstina en mantenerlos en la opresión. como esclavos. En Mesopotamia están aún cautivos los hijos de Israel (el reino del norte, cuyos habitantes fueron deportados por los asirios en el siglo VIII), y los hijos de Judá, o reino del sur, deportados por las tropas de Nabucodonosor. Pero el pueblo escogido tiene un precioso valedor o Redentor, que es fuerte, y garantía de su poder es su nombre único de Yahvé de los ejércitos. Israel era la heredad de Yahvé; por tanto, a Yahvé le correspondía defender los derechos de su pueblo como go›el o defensor familiar. Sobre todo, en la opresión de Israel estaba comprometido el honor y la majestad de su Dios. Nadie tenía verdadero poder sobre el pueblo israelita sino Yahvé, que lo había rescatado de Egipto y lo había formado como colectividad nacional. Yahvé, pues, celoso de sus derechos (el Santo de Israel), debe salir por los fueros de su pupilo y defender su causa para dar reposo a la tierra. La venganza sobre Babilonia debía traer como consecuencia la vindicación de los derechos del pueblo israelita, oprimido, y la liberación de los otros pueblos esclavizados. Con la desaparición de la nación opresora, las demás naciones de la tierra encontrarían reposo, pues no tendrán que temer el yugo opresor. La derrota de Babilonia traerá el alivio a los demás pueblos, mientras que será ocasión de confusión para los habitantes de Babilonia, orgullosos de su poderío sobre los demás pueblos.

Los versículo 35-38 constituyen el llamado “canto de la espada.” Con estilo dramático y entrecortado, el profeta anuncia la guerra contra la nación babilónica en todas sus manifestaciones sociales. Nadie ni nada podrá salvarse de la espada de Yahvé enviada para castigarla. En primer lugar caerán los más responsables: grandes y sabios, la clase alta de la sociedad, que se manifestaba más insolente con los pueblos vencidos. Entre ellos están los adivinos o astrólogos, tan numerosos en Babilonia. Toda la vida de los hombres y de la nación dependía, según ellos, del curso de los astros; pero de nada les valdrán sus cálculos, pues a la hora del castigo serán tenidos por necios. Incluso los famosos guerreros desfallecerán como mujeres, llenos de miedo. Y todo el aparato guerrero de caballos y carros, orgullo de la nación y espanto de los pueblos vencidos, no servirá para nada cuando llegue la hora de la espada de Yahvé.

Las mismas tropas mercenarias temblarán como mujeres. De nada les servirá su veteranía en la profesión de las armas, porque vendrá otro ejército más aguerrido, manejado, como espada, por el mismo Yahvé. Y la guerra, en su plena manifestación, dará un golpe de gracia a toda la riqueza agraria babilónica, basada en las canalizaciones del Tigris y del Eufrates: espada contra sus aguas. Todas las obras de regadío desaparecerán bajo el golpe de la guerra, de la “espada” enviada por Yahvé. Con ello vendrá la sequía y la miseria de la nación. De hecho no sabemos que los persas, al entrar, se hayan ensañado contra las maravillosas obras de ingeniería de canalización de los mesopotámicos. Pero el profeta idealiza la situación conforme a los tradicionales cuadros de invasión, que trae como consecuencia la destrucción de las naciones vencidas con todas sus riquezas y recursos naturales.

Yahvé castiga a Babilonia por su arrogancia, pero también por su exagerada idolatría: porque es tierra de ídolos. Para los israelitas, los simulacros de sus Dioses son meros espantajos, y no comprenden que se gloríen de ellos. Por eso, Yahvé ha decretado su destrucción. Los versículo 39-40 imitan Isaias 13:19-22, y el versículo 40 es idéntico a Jeremias 49:18. Todo esto nos hace pensar en el carácter redaccional artificial de varios pasajes de este capítulo, que tiene el aire de una compilación de pequeños poemas reunidos por un redactor posterior. Babilonia, según las imágenes tradicionales de los profetas, quedará convertida en ruinas, morada de los chacales y avestruces, siendo deshabitada por los siglos. La profecía se cumplió materialmente, ya que hoy día la antigua ciudad no es sino un montón informe de ruinas, con un puro valor arqueológico para los eruditos. Su destino ha sido, en este sentido, similar al de Sodoma y Gomorra, las dos ciudades tradicionalmente malditas en la historia bíblica: no morará en ellas hijo de hombre. La frase tiene un valor profético altísimo teniendo en cuenta que, cuando fue proferido el oráculo, Babilonia, con su millón de habitantes, era el emporio comercial del mundo conocido.

La invasión, inminente

Los versículos 41-43 son una reproducción Deuteronomio 6:22-24, aplicados al caso de Babilonia. Todo esto prueba el carácter antológico de esta sección. Igualmente, los versículo 44-46 son una reproducción del oráculo contra Edom, sustituyendo el nombre de esta nación por el de Babilonia. Véase el comentario en dicho pasaje relativo a Edom, ya que el sentido es el mismo, y sus símiles idénticos.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Todo es Posible

Roberta de apenas dieciséis años, fue abandonada por su esposo, obligándola a criar sola a sus dos hijos. Viví­a en México, en extrema pobreza, no

Artículo Completo