Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 50: Profecía sobre Babilonia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 50:1  Palabra que el Señor habló acerca de Babilonia, la tierra de los caldeos, por medio del profeta Jeremías:

El otro profeta que habló contra Babilonia fue Isaías. En este extenso oráculo, Jeremías proclama el juicio contra Babilonia y la restauración del exiliado Israel.

En la plenitud de su poder, el Imperio Babilónico parecía inconmovible. Pero cuando dejó de ser útil a los propósitos de Dios para castigar a Judá por sus pecados, Dios la castigaría y la aplastaría por su cuenta. Los medos y los persas destruyeron Babilonia en 539 a.C.. En las Escrituras se usa a Babilonia como un símbolo de toda maldad. Este mensaje puede aplicarse por lo tanto al final de los tiempos cuando Dios borre el mal de una vez y para siempre.

Jeremías 50:2  Anunciadlo entre las naciones y hacedlo oír; levantad estandarte, hacedlo oír. No lo ocultéis, sino decid: «Ha sido tomada Babilonia, está avergonzado Bel, destrozado Merodac; han sido avergonzadas sus imágenes, destrozados sus ídolos.»

El primero de tres llamados dados para movilizar al pueblo contra Babilonia. Merodac (o Marduc): Máximo Dios de Babilonia; Bel : Pequeño Marduc. El término hebreo traducido como sus esculturas significa literalmente «pequeñas bolas de estiércol», una forma despectiva de referirse a los ídolos de naciones vecinas, preferida en especial por Ezequiel, quien la utiliza 40 veces.

Jeremías 50:3  Porque ha subido contra ella una nación del norte que hará de su tierra objeto de horror, y no habrá habitante en ella. Tanto hombres como animales habrán huido, se habrán ido.

La nación del norte eran los medos y los persas, una alianza que se convertiría en la próxima potencia mundial. Ciro tomó la ciudad de Babilonia por sorpresa y subyugó a la nación en 539 a.C.. Más tarde, otros reyes persas destruyeron por completo a la ciudad.

Jeremías 50:4  En aquellos días y en aquel tiempo–declara el Señor– vendrán los hijos de Israel, ellos junto con los hijos de Judá; vendrán andando y llorando, y al Señor su Dios buscarán.

Un mensaje de esperanza en favor del retorno y la restauración de Israel y Judá intercalado en el oráculo contra Babilonia.

Jeremías 50:5  Preguntarán por el camino de Sion, hacia donde volverán sus rostros; vendrán para unirse al Señor en un pacto eterno que no será olvidado.

Jeremías 50:6  Ovejas perdidas ha venido a ser mi pueblo; sus pastores las han descarriado, haciéndolas vagar por los montes; han andado de monte en collado y han olvidado su lugar de descanso.

Jeremías 50:7  Todos los que los hallaban, los devoraban; y sus enemigos han dicho: «No somos culpables, porque ellos han pecado contra el Señor, morada de justicia, el Señor, esperanza de sus padres.»

Jeremías 50:8  Huid de en medio de Babilonia, y salid de la tierra de los caldeos; sed como machos cabríos al frente del rebaño.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La comida espiritual

Mientras tanto, los discípulos le rogaban: Maestro, come algo. Pero él les dijo: Yo tengo una comida, que ustedes no conocen. Los discípulos comenzaron a preguntarse unos

Artículo Completo

El árbol de los problemas

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar mi vieja granja, acababa de finalizar su primer día de trabajo muy duro. Su cortadora eléctrica se había

Artículo Completo

Amor fraterno

Un padre dejó como herencia a sus hijos un campo de trigo. Los dos hermanos se dividieron el campo en partes iguales. Uno era rico y soltero,

Artículo Completo

Éxodo 23: Leyes humanitarias

Éxo 23:1 No admitirás falso rumor.(A) No te concertarás con el impío para ser testigo falso. Transmitir informes falsos estaba estrictamente prohibido por Dios. La murmuración, la

Artículo Completo