Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 50: Profecía sobre Babilonia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 50:1  Palabra que el Señor habló acerca de Babilonia, la tierra de los caldeos, por medio del profeta Jeremías:

El otro profeta que habló contra Babilonia fue Isaías. En este extenso oráculo, Jeremías proclama el juicio contra Babilonia y la restauración del exiliado Israel.

En la plenitud de su poder, el Imperio Babilónico parecía inconmovible. Pero cuando dejó de ser útil a los propósitos de Dios para castigar a Judá por sus pecados, Dios la castigaría y la aplastaría por su cuenta. Los medos y los persas destruyeron Babilonia en 539 a.C.. En las Escrituras se usa a Babilonia como un símbolo de toda maldad. Este mensaje puede aplicarse por lo tanto al final de los tiempos cuando Dios borre el mal de una vez y para siempre.

Jeremías 50:2  Anunciadlo entre las naciones y hacedlo oír; levantad estandarte, hacedlo oír. No lo ocultéis, sino decid: «Ha sido tomada Babilonia, está avergonzado Bel, destrozado Merodac; han sido avergonzadas sus imágenes, destrozados sus ídolos.»

El primero de tres llamados dados para movilizar al pueblo contra Babilonia. Merodac (o Marduc): Máximo Dios de Babilonia; Bel : Pequeño Marduc. El término hebreo traducido como sus esculturas significa literalmente «pequeñas bolas de estiércol», una forma despectiva de referirse a los ídolos de naciones vecinas, preferida en especial por Ezequiel, quien la utiliza 40 veces.

Jeremías 50:3  Porque ha subido contra ella una nación del norte que hará de su tierra objeto de horror, y no habrá habitante en ella. Tanto hombres como animales habrán huido, se habrán ido.

La nación del norte eran los medos y los persas, una alianza que se convertiría en la próxima potencia mundial. Ciro tomó la ciudad de Babilonia por sorpresa y subyugó a la nación en 539 a.C.. Más tarde, otros reyes persas destruyeron por completo a la ciudad.

Jeremías 50:4  En aquellos días y en aquel tiempo–declara el Señor– vendrán los hijos de Israel, ellos junto con los hijos de Judá; vendrán andando y llorando, y al Señor su Dios buscarán.

Un mensaje de esperanza en favor del retorno y la restauración de Israel y Judá intercalado en el oráculo contra Babilonia.

Jeremías 50:5  Preguntarán por el camino de Sion, hacia donde volverán sus rostros; vendrán para unirse al Señor en un pacto eterno que no será olvidado.

Jeremías 50:6  Ovejas perdidas ha venido a ser mi pueblo; sus pastores las han descarriado, haciéndolas vagar por los montes; han andado de monte en collado y han olvidado su lugar de descanso.

Jeremías 50:7  Todos los que los hallaban, los devoraban; y sus enemigos han dicho: «No somos culpables, porque ellos han pecado contra el Señor, morada de justicia, el Señor, esperanza de sus padres.»

Jeremías 50:8  Huid de en medio de Babilonia, y salid de la tierra de los caldeos; sed como machos cabríos al frente del rebaño.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pletórico de felicidad

El teólogo británico C. S. Lewis describió hace cincuenta años la felicidad en términos que incluso tienen más sentido hoy dí­a en nuestra sociedad en movimiento. Un

Artículo Completo

Épocas

En una cena en honor de Albert Einstein, un estudiante le preguntó al gran científico: ¿Cuál es su profesión? — Me dedico al estudio de la física,

Artículo Completo