Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 46: Profecías para Egipto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 46:1  Palabra del Señor que vino al profeta Jeremías acerca de las naciones.

Profecías en contra de los países vecinos. Las profecías comienzan con Egipto y terminan con Babilonia , siguiendo una dirección general de oeste a este. Estas mostraron que Dios ejercía soberanía sobre todas las naciones. Describe la derrota de los egipcios en la batalla de Carquemis.

En este capítulo obtenemos algunos puntos acerca de Dios y su plan para este mundo:

(1) Aunque Dios eligió a Israel para un propósito especial, ama a todas las personas y quiere que vayan a El.
(2) Dios es santo y no tolerará el pecado.
(3) Los juicios de Dios no se basan en el prejuicio ni en el deseo de venganza, sino en la rectitud y la justicia.
(4) Dios no se deleita en el juicio, sino en la salvación.
(5) Dios es imparcial: juzga a todos con el mismo patrón. [private]

Jeremías 46:2  A Egipto, acerca del ejército de Faraón Necao, rey de Egipto, que estaba junto al río Eufrates en Carquemis, al cual derrotó Nabucodonosor, rey de Babilonia, en el año cuarto de Joacim, hijo de Josías, rey de Judá:

Faraón Necao gobernó a Egipto 610-595 a.C. Una de las más importantes batallas del mundo antiguo se libró en Carquemis, debido a que allí Egipto fue derrotado por  Nabucodonosor y perdió su influencia sobre la región sirio-palestina. El año cuarto era el 605 a.C.

En la batalla de Carquemis en 605 a.C., Babilonia y Egipto, dos de las mayores potencias mundiales después de la caída de Asiria, entraron en conflicto. Los babilonios entraron por sorpresa en la ciudad y derrotaron a Egipto. Esta batalla, que dio a Babilonia el liderazgo mundial, fue la primera victoria de Nabucodonosor, estableciéndolo en su nueva posición como rey del Imperio Babilónico. Que Judá formara una alianza con Egipto, cuando el poder egipcio se debilitaba, fue tanto una estrategia pobre como una desobediencia a Dios.

Jeremías 46:3  Preparad escudo y broquel, y avanzad hacia la batalla.

Jeremías 46:4  Aparejad los caballos, montad los corceles y presentaos con los yelmos puestos. Bruñid las lanzas, vestíos las corazas.

Jeremías 46:5  ¿Pero qué es lo que veo? Están aterrados, retroceden, y sus valientes están deshechos; en la huida buscan refugio sin mirar atrás. Hay terror por todas partes –declara el Señor.

Jeremías 46:6  Que no huya el ligero, ni escape el poderoso; en el norte, junto al río Eufrates, han tropezado y caído.

Jeremías 46:7  ¿Quién es éste que sube como el Nilo, cuyas aguas se agitan como ríos?

Jeremías 46:8  Egipto sube como el Nilo, cuyas aguas se agitan como ríos, pero El ha dicho: Subiré y cubriré esa tierra; ciertamente destruiré la ciudad y sus habitantes.

Jeremías 46:9  Subid, caballos, y corred furiosos, carros, para que avancen los poderosos: Etiopía y Put, que manejan escudo, y los de Lud, que manejan y entesan el arco.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Fijar metas altas

Un maestro quería enseñarles una lección especial a sus alumnos, y para ello les dio la oportunidad de escoger entre tres exámenes: uno de cincuenta preguntas, uno

Artículo Completo

El precio de tus sueños

Había dos niños que patinaban sobre una laguna congelada. Era una tarde nublada y fría, pero los niños jugaban sin preocupación cuando, de pronto, el hielo se

Artículo Completo

La perla y la ostra

Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas. Las perlas son producto del dolor, el resultado de la entrada de una sustancia extraña e

Artículo Completo