Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 36: Las pruebas, sufrimientos y persecución de Jeremías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 36:1 El rey quema el rollo[a] Aconteció en el cuarto año de Joacim[b] hijo de Josías, rey de Judá, que vino esta palabra de Jehová a Jeremías, diciendo:

Cuarto año : 605 a.C. Esto sucedió en el verano, poco después de la victoria de Nabucodonosor sobre el ejército egipcio en Carquemis, antes de los sucesos narrados en los capítulos 34 y 35.

Jeremías 36:2  «Toma un rollo en blanco y escribe en él todas las palabras que te he hablado contra Israel, contra Judá y contra todas las naciones, desde el día en que comencé a hablarte, desde los días de Josías hasta hoy.[c]

Antiguamente, muchos no podían leer ni escribir, por lo tanto, los que podían hacerlo eran muy valiosos. Estos escribas ocupaban puestos de gran importancia y se respetaban mucho por su conocimiento. Baruc era el escriba de Jeremías. La escritura se realizaba a menudo sobre pergamino o en hojas de papiro que se cosían o pegaban entre sí y se guardaban en los llamados rollos de pergamino. Después del cautiverio, los escribas se volvieron maestros de la Ley. En la época del Nuevo Testamento, los escribas formaban un partido político poderoso.

Jeremías 36:3  Quizá oiga la casa de Judá todo el mal que yo pienso hacerles para que se arrepienta cada uno de su mal camino. Entonces yo perdonaré su maldad y su pecado».

Un tema en que se hace énfasis una y otra vez es el de que si el pueblo se arrepiente y se vuelve de los caminos del mal, Dios no lo castigará como ha prometido. Por lo general, cuando Dios se enfrenta a su pueblo, el castigo desempeña un papel educativo y no punitivo. Al final, sin embargo, cuando se rechazan constantemente la gracia y la misericordia divinas, el acto punitivo se hace inevitable.

Jeremías 36:4  Llamó Jeremías a Baruc hijo de Nerías,[d] y escribió Baruc en un rollo en blanco, dictadas por Jeremías, todas las palabras que Jehová le había hablado.[e]

Baruc : Este versículo indica que debe atribuirse a Baruc la redacción del texto escrito de Jeremías, quien debe haber sido el editor de la versión final.

Jeremías 36:5  Después mandó Jeremías a Baruc, diciendo: «A mí se me ha prohibido entrar en la casa de Jehová.[f]

A mí se me ha prohibido entrar : No se sabe por qué Jeremías fue excluido del templo, pero debe haber sido por sus actuaciones anteriores allí

Jeremías 36:6  Entra tú, pues, y de este rollo que escribiste dictado por mí, lee las palabras de Jehová a los oídos del pueblo en la casa de Jehová, el día del ayuno.[g] Y las leerás también a oídos de todos los de Judá que vienen de sus ciudades.

El día de ayuno : Una gran multitud abarrotaría el templo el día de ayuno. Este se proclamaba en tiempos de grandes dificultades y no en una fecha fija

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

1 Pedro 1: La gran herencia

Pedro, apóstol de Jesucristo, al Pueblo Escogido de Dios diseminado como exiliados por todo el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia. Yo soy un apóstol, y vosotros

Artículo Completo

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que bajara al

Artículo Completo

El loco

En un pueblo rodeado de cerros habitaba un loco, la gente del pueblo le llamaba así: “El loco”. ¿Acaso hacía cosas disparatadas, cosas raras, cosas diferentes a

Artículo Completo