Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 35: Fidelidad de los Recabitas y Desobediencia de los Judíos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 35:1  Obediencia de los recabitas[a] Palabra de Jehová que vino a Jeremías en días de Joacim hijo de Josías, rey de Judá,[b] diciendo:

Los recabitas eran una orden religiosa nómada fundada por Jonadab hijo de Recab en el siglo IX a.C. Se negaban a vivir en casas y no utilizaban ningún producto de la vid. Durante 250 años mantuvieron el estilo de vida impuesto por los fundadores de la orden. Después que Jeremías invitó a los recabitas a beber vino y ellos rehusaron, aquel se dirigió al pueblo y comparó su desobediencia a los mandamientos de Dios con la fidelidad de los recabitas a los mandamientos de su fundador humano. Cierra el capítulo con un mensaje a los recabitas y la promesa de que su fidelidad se mantendrá inconmovible.

El código de conducta de los recabitas se parecía al de los nazareos, quienes hacían votos especiales de dedicación a Dios. Durante doscientos años, obedecieron el voto de sus antepasados de abstenerse del vino. Mientras que el resto de la nación quebrantaba su pacto con Dios, esta gente permanecía leal a su compromiso. Dios quería que los demás se mantuvieran firmes en el compromiso que hicieron con El, así como los recabitas se mantuvieron firmes con su voto. Dios le dijo a Jeremías que tentara a los recabitas con vino para mostrar su entrega y consagración. Dios sabía que no romperían su voto.

En días de Joacim : La mención de los ejércitos de Babilonia (Caldea) y Siria sugiere la fecha del 601 a.C.

Jeremías 35:2  «Ve a casa de los recabitas,[c] habla con ellos e introdúcelos en la casa de Jehová, en uno de los aposentos, y dales a beber vino».

Casa de los recabitas : Véase versículo 18. Como los recabitas eran nómadas y gente desdeñada, el uso de «casa» significa aquí «miembros de un clan o de una comunidad».

Jeremías 35:3  Tomé entonces a Jaazanías hijo de Jeremías hijo de Habasinías, a sus hermanos, a todos sus hijos y a toda la familia de los recabitas,[d]

Jeremías 35:4  y los llevé a la casa de Jehová, al aposento de los hijos de Hanán hijo de Igdalías, hombre de Dios,[e] el cual estaba junto al aposento de los jefes, que estaba sobre el aposento de Maasías hijo de Salum,[f] guarda de la puerta.[g]

Jeremías 35:5  Puse delante de los hijos de la familia de los recabitas tazas y copas llenas de vino, y les dije: «Bebed vino».

Jeremías 35:6  Pero ellos dijeron: «No beberemos vino, porque Jonadab hijo de Recab, nuestro padre, nos ordenó diciendo: “No beberéis jamás vino, vosotros ni vuestros hijos.

Jonadab, hijo de Recab, se unió a Jehú en la erradicación de la adoración de Baal en el reino del norte

Jeremías 35:7  No edificaréis casa y no sembraréis sementera ni plantaréis viña ni la retendréis, sino que habitaréis en tiendas todos vuestros días, para que viváis muchos días sobre la faz de la tierra donde vosotros habitáis”.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

A medias no

En un centro comercial en un lugar de los Estados Unidos una pareja se acercó a comprar un artículo. La dependiente les atendió y no se percató

Artículo Completo

Un perfecto error

Mi abuelo amaba la vida, especialmente cuando podía hacerle una broma a alguien.? Hasta que un frío domingo en Chicago, mi abuelo pensó que Dios le había

Artículo Completo