Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Jeremías 26: Al comienzo del reinado de Joacim

Miqueas de Moreset : Este pasaje cita literalmente a Miqueas 3:12; la única ocasión en que un profeta cita a otro dando la fuente.

Jeremías 26:19  ¿Acaso le dieron muerte Ezequías, rey de Judá, y todo Judá? ¿No temió él al Señor y suplicó el favor del Señor, y el Señor se arrepintió del mal que había pronunciado contra ellos? Nosotros, pues, estamos cometiendo un gran mal contra nosotros mismos.

Como Ezequías se arrepintió y oró, el Señor liberó la ciudad de Jerusalén en el 701 a.C.

Los ancianos recordaron las palabras del profeta Miqueas, muy similares a las que dijo Jeremías. Cuando Miqueas hizo un llamado para que el pueblo se arrepintiera, no lo mataron sino que echaron a un lado su maldad. Si bien el pueblo no mató a Jeremías debido a esta historia, perdieron de vista el punto principal: la aplicación de la historia era para ellos. Le perdonaron la vida, pero no salvaron las suyas por no arrepentirse de sus pecados. Cuando recuerde una gran historia de la Biblia, pregúntese cómo puede aplicarla a su vida.

Jeremías 26:20  Y hubo también un hombre que profetizó en el nombre del Señor, Urías, hijo de Semaías de Quiriat-jearim, el cual profetizó contra esta ciudad y contra esta tierra palabras semejantes a todas las de Jeremías.

Jeremías 26:21  Cuando el rey Joacim y todos sus valientes y todos los jefes oyeron sus palabras, el rey procuró matarlo; pero Urías se enteró, tuvo miedo, huyó y se fue a Egipto.

Jeremías 26:22  Entonces el rey Joacim envió hombres a Egipto: a Elnatán, hijo de Acbor, y a otros hombres con él, a Egipto.

Elnatán: Un alto funcionario al servicio de Joaquín.

Jeremías 26:23  Y trajeron a Urías de Egipto y lo llevaron al rey Joacim, quien lo mató a espada y echó su cadáver a la fosa común.

El ejemplo de Urías , un contemporáneo de Jeremías, se cita para ilustrar el riesgo personal que este último enfrentaba. Urías fue extraditado desde Egipto y ejecutado por Joacim , algo que contrasta vívidamente con la actitud asumida hacia Miqueas por el buen rey Ezequías. Sin embargo, su ejecución no constituye el único caso dentro de la tradición profética.

Urías era más bien un profeta desconocido que lo ejecutaron por proclamar fielmente la Palabra de Dios. Esto nos muestra que Dios ha tenido otros profetas cuyas palabras no se han incluido en la Biblia.

Jeremías 26:24  Pero la mano de Ahicam, hijo de Safán, estaba con Jeremías, de manera que no fue entregado en manos del pueblo para que le dieran muerte.

Ahicam hijo de Safán : Funcionario de la corte de Josías (2Ki_22:12) y padre de Gedalías, gobernador de Judá tras la destrucción de Jerusalén en el 586 a.C. (véase 40.5), y quien también ayudó a Jeremías (39.14).

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.