Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 11: El pacto violado

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Jeremías 11:11 Por tanto, así ha dicho Jehová: Yo traigo sobre ellos un mal del que no podrán escapar. Clamarán a mí, pero no los escucharé.

Jeremías 11:12 Entonces irán las ciudades de Judá y los habitantes de Jerusalén a clamar a los dioses a quienes queman incienso, los cuales no los podrán salvar en el tiempo de su mal.

Jeremías 11:13 Porque según el número de tus ciudades fueron tus dioses, Judá; y según el número de tus calles, Jerusalén, pusiste los altares de ignominia, altares para ofrecer incienso a Baal.[g]

Jeremías 11:14 »Tú, pues, no ores por este pueblo: no levantes por ellos clamor ni oración, porque yo no los escucharé[h] el día en que por su aflicción clamen a mí.

Otra vez se le pide a Jeremías: no ores por este pueblo.

A primera vista este versículo es estremecedor. Dios dice a Jeremías que no ore y agrega que no escuchará a la gente que lo hace. Vendrá un tiempo cuando Dios deba aplicar justicia. El pecado trae su propia amarga recompensa. Si el pueblo no se arrepentía y seguía pecando, ni sus oraciones ni las de Jeremías evitarían el juicio de Dios. Su única esperanza era el arrepentimiento: dolor por el pecado, apartarse de él y buscar a Dios. ¿Cómo oramos para que Dios nos ayude si no hemos comprometido nuestras vidas a El? Sus bendiciones vienen cuando nos entregamos a El, no cuando con egoísmo nos asimos a nuestros caminos de maldad.

Jeremías 11:15 »¿Qué derecho tiene mi amada[i] en mi Casa, habiendo hecho tantas abominaciones? ¿Crees que los sacrificios[j] y la carne consagrada de las víctimas pueden evitarte el castigo? ¿Puedes gloriarte de eso?[k]

Jeremías 11:16 Olivo verde,[l] hermoso en su fruto y en su aspecto, llamó Jehová tu nombre. Pero al son de un recio estrépito hizo encender fuego sobre él, y se quebraron sus ramas.

Jeremías 11:17 »Porque Jehová de los ejércitos, que te plantó, ha decretado el mal contra ti, a causa de la maldad que la casa de Israel y la casa de Judá han cometido, provocándome a ira al quemar incienso a Baal».[m]

Esta maldad fue llevada a cabo cuando los babilonios destruyeron a Jerusalén en el 586 a.C.

Jeremías 11:18 Complot contra Jeremías[n] Jehová me lo hizo saber, y lo supe; entonces me hiciste ver sus obras.

El primero de los seis lamentos o «confesiones» de Jeremías; los otros aparecen en Jeremías 12.1-6; 15.10-21; 17.14-18; 18.18-23; 20.7-18.

Jehová me lo hizo saber : Los hombres de Anatot buscaban la vida de Jeremías, la de su familia y sus amigos.

Para sorpresa de Jeremías, el pueblo de Anatot, su pueblo natal, se estaba confabulando para matarlo. Querían silenciar su mensaje por diversas razones:

(1) económica, esto dañaría el negocio de los fabricantes de ídolos;

(2) religiosa, el mensaje de destrucción y fatalidad hizo que el pueblo se sintiera deprimido y culpable;

(3) política, abiertamente reprendió su política hipócrita; y

(4) personal, el pueblo lo odiaba por mostrarle que estaba equivocado. Jeremías tenía dos opciones: correr y esconderse, o clamar a Dios. Clamó y Dios respondió. Como Jeremías, nosotros podemos correr y escondernos cuando enfrentemos amenazas por nuestra fidelidad a Dios, o podemos pedirle ayuda. Escondernos compromete nuestro mensaje, clamar a Dios permite que El lo confirme.

Jeremías 11:19 Yo era como un cordero inocente que llevan a degollar,[ñ] pues no entendía que maquinaban designios contra mí, diciendo: «Destruyamos el árbol con su fruto,[o] cortémoslo de la tierra de los vivientes, para que no haya más memoria de su nombre».

Cordero inocente que llevan a degollar : Un animal doméstico amaestrado como el descrito en 2Sa_12:3. Inadvertidamente se le conduce al matadero; Jeremías no sospechaba que su propio pueblo planeaba su muerte (véanse 12.6; Isa_53:7)

Jeremías 11:20 Pero tú, Jehová de los ejércitos, que juzgas con justicia, que escudriñas la mente y el corazón,[p] déjame ver tu venganza sobre ellos, porque ante ti he expuesto mi causa.[q]

Jeremías 11:21 Por tanto, así ha dicho Jehová acerca de los hombres de Anatot que buscan tu vida, diciendo: «No profetices en nombre de Jehová, para que no mueras a nuestras manos».[r]

Jeremías 11:22 Así, pues, ha dicho Jehová de los ejércitos: «Yo los castigaré: los jóvenes morirán a espada, sus hijos y sus hijas morirán de hambre.

Jeremías 11:23 No quedará ni un resto de ellos, pues yo traeré el mal sobre los hombres de Anatot, en el año de su castigo».

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sin levantar polvo

Un día, un príncipe llamó a la corte a un comerciante de caballos que llevó dos magníficos corceles y los ofreció en venta. Ambos animales

Artículo Completo

Santiago 1: Saludo

Hay algo poco corriente en el saludo inicial de esta carta. Santiago manda saludos a sus lectores usando la palabra jairein, que es la que

Artículo Completo

El barbero y Dios

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con

Artículo Completo