Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 10: Los falsos dioses y el Dios verdadero

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Jeremías 10:10 Mas Jehová es el Dios verdadero: él es el Dios vivo y el Rey eterno; ante su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación.

Jeremías 10:11 Les diréis esto: «Los dioses, que no hicieron los cielos ni la tierra, desaparezcan de la tierra y de debajo de los cielos».[k]

Jeremías 10:12 [l]Él hizo con su poder la tierra, con su saber puso en orden el mundo y con su sabiduría extendió los cielos.[m]

Jeremías 10:13 A su voz se produce un tumulto de aguas en el cielo;[n] él hace subir las nubes del extremo de la tierra, trae los relámpagos con la lluvia y saca el viento de sus depósitos.[ñ]

Jeremías 10:14 Todo hombre se embrutece, le falta conocimiento; se avergüenza de su ídolo todo fundidor, porque mentirosa es su obra de fundición y no hay espíritu en ella.

Jeremías 10:15 Vanidad son, obra vana; en el tiempo de su castigo perecerán.

Jeremías 10:16 No es así la porción de Jacob, porque él es el Hacedor de todo, e Israel es la vara de su heredad:[o] ¡Jehová de los ejércitos es su nombre!

En esta parte del sermón del templo, Jeremías compara a los ídolos con Jehová . Los adoradores de ídolos son condenados; Dios es alabado.

Jeremías 10:17 Asolamiento de Judá[p] Recoge del suelo tu equipaje, tú que moras en lugar fortificado,[q]

Jeremías 10:18 porque así ha dicho Jehová: «Esta vez arrojaré con honda a los moradores de la tierra, y los afligiré, para que lo sientan».[r]

Jeremías 10:19 ¡Ay de mí, por mi quebrantamiento! Mi llaga es muy dolorosa. Pero dije: «Ciertamente enfermedad mía es esta, y debo sufrirla.

Jeremías 10:20 Mi tienda está destruida y todas mis cuerdas están rotas; mis hijos me han abandonado y perecieron; no hay ya quien levante mi tienda ni quien cuelgue mis cortinas».[s]

Jeremías lamenta su propio destino y el de su pueblo. Sus hijos son los habitantes de Judá y Jerusalén, porque él nunca se casó o tuvo hijos.

Jeremías 10:21 Porque los pastores[t] se han vuelto necios y no han buscado a Jehová; por eso, no prosperaron y se dispersó todo su rebaño.

Los pastores son gobernantes, y el ganado o rebaño es el pueblo.

En esta sección, Jeremías usa la imagen de los nómadas que vagan en el desierto tratando de montar sus tiendas. Los pastores de la nación son los líderes malvados responsables de la calamidad. Los rebaños son el pueblo de Judá. En lugar de que los líderes guiaran al pueblo de Dios, lo llevaron por el rumbo equivocado.

Jeremías 10:22 Un fuerte rumor, un gran alboroto, viene de la tierra del norte,[u] para convertir en soledad todas las ciudades de Judá, en guarida de chacales.

El castigo y el exilio están cerca, así que Dios le dice al pueblo que recoja sus pertenencias.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti