Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Jeremías 10: Los falsos dioses y el Dios verdadero

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Jeremías 10:1 Los falsos dioses y el Dios verdadero[a]. Oíd la palabra que Jehová ha hablado sobre vosotros, casa de Israel.

Jeremías 10:2 Así ha dicho Jehová: «No aprendáis el camino de las naciones[b] ni tengáis temor de las señales del cielo,[c] aunque las naciones las teman.

Jeremías 10:3 Porque las costumbres de los pueblos son vanidad: cortan un leño del bosque, luego lo labra el artífice con su cincel,

Objetos hechos por manos humanas no sirven de ayuda, porque no pueden hacer mal ni bien . Se mantienen inmóviles, no hablan , son llevados , porque no pueden andar.

Todos quisiéramos conocer el futuro. Las decisiones serían más fáciles de tomar, se evitarían los fracasos y se asegurarían algunos éxitos. El pueblo de Judá también quería conocer el futuro y trató de discernirlo interpretando las señales de los cielos. La respuesta de Jeremías es aplicable también hoy: Dios creó la tierra y los cielos, incluyendo las estrellas que la gente consulta y adora. Nadie descubrirá el futuro en cartas inventadas de estrellas de Dios. Sin embargo, Dios, quien promete guiarnos, conoce su futuro y estará con usted en todos sus pasos. Quizás no le revele el futuro, pero caminará a su lado a medida que lo despliega. No confíe en las estrellas, confíe en aquel que creó las estrellas.

Jeremías 10:4 con plata y oro lo adornan y con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva.

Jeremías 10:5 Derechos están como una palmera, pero no hablan; son llevados, porque no pueden andar.[d] No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal ni tienen poder para hacer bien».[e]

Jeremías 10:6 No hay nadie semejante a ti, Jehová; grande eres tú y grande en poder es tu nombre.[f]

Jeremías 10:7 ¿Quién no te temerá, Rey de las naciones?[g] A ti es debido el temor, porque entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay nadie semejante a ti.

En comparación con los ídolos impotentes, Dios es único. No hay (dios) semejante a él. Se trata de alguien que está por encima de las deidades tribales, confinadas a un área geográfica determinada, porque él es Rey de las naciones, Rey de todos.

Jeremías 10:8 Todos se infatuarán y entontecerán. Enseñanza vana es el leño.[h]

Son necios los que depositan su confianza en un trozo de madera, aun cuando esté bien tallado y vestido espléndidamente. Al discernir quién es el verdadero Dios, la persona más simple que lo adora es más sabia que la más sabia que adora a un ídolo carente de valor. ¿En qué o en quién deposita su confianza?

Jeremías 10:9 Traerán plata batida de Tarsis[i] y oro de Ufaz,[j] obra del artífice y de manos del fundidor; los vestirán de azul y de púrpura, pues obra de peritos es todo.

La plata venía de Tarsis. A Ufaz se le menciona solamente aquí y en Daniel 10:5. Su ubicación es desconocida.

Tarsis estaba localizada al límite este del mundo antiguo, quizás lo que es hoy España, era una fuente de plata, estaño, plomo y hierro para Tiro. La ubicación de Ufaz se desconoce. En cambio, quizás sea un término metalúrgico para oro refinado. No importa cuán bien hecho o cuán hermosos sean los ídolos, nunca tendrán el poder y la vida del Dios vivo y verdadero.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti