Isaías 7: Mensaje de Isaías a Acaz

Isaías 7:7 Por tanto, Jehová, el Señor dice: “No sucederá eso; no será así.[h]

Isaías 7:8 Porque la cabeza de Siria es Damasco y la cabeza de Damasco,[i] Rezín; y dentro de sesenta y cinco años Efraín será quebrantado hasta dejar de ser pueblo.[j]

Sesenta y cinco años : Un período tras el cual el reino al norte de Israel, llamado Efraín por la mayor de las 10 tribus, dejaría de existir. La fecha es difícil de calcular debido a que Israel cayó trece años más tarde. Puede que se refiera a la gran despoblación de Israel bajo la opresión asiria.

Acaz, uno de los peores reyes de Judá, se negó a aceptar la ayuda de Dios y en su lugar trató de comprarla de los asirios, pagándola con el oro y la plata del templo. Cuando los asirios llegaron, trajeron más problemas que ayuda. En el año 722 a.C., Samaria, la capital de Efraín (otro nombre para Israel, el reino del norte), cayó ante los ejércitos asirios, terminando así el reino del norte.

Isaías 7:9 Y la cabeza de Efraín es Samaria y la cabeza de Samaria, el hijo de Remalías. Si vosotros no creéis,[k] de cierto no permaneceréis”.

Isaías 7:10 [l]Habló también Jehová a Acaz, diciendo:

Isaías 7:11 –Pide para ti una señal de parte de Jehová tu Dios,[m] demandándola ya sea de abajo en lo profundo[n] o de arriba en lo alto.

Señal : Un milagro en el cielo o en la tierra para que el rey Acaz supiera que Dios cumpliría sus promesas.

Isaías 7:12 Y respondió Acaz: –No pediré ni tentaré a Jehová.[ñ]

No tentaré a Jehová : Una respuesta hipócrita. Acaz no quería confiar en Dios. En este caso pedir la señal no representaba tentar a Dios ya que él mismo la estaba ofreciendo.

Acaz pareció recto al decir que no probaría a Dios con una señal («No pediré, y no tentaré a Jehová»). En realidad, Dios le dijo que pidiera, sin embargo, Acaz no quería saber lo que Dios tenía que decir. A menudo utilizamos algunas excusas, tales como no querer molestar a Dios, para evitar comunicarnos con El. No permita que nada le impida seguir escuchando y obedeciendo a Dios.

Isaías 7:13 Dijo entonces Isaías: –Oíd ahora, casa de David:[o] ¿No os basta con ser molestos a los hombres, sino que también lo seáis a mi Dios?

Isaías 7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: La virgen[p] concebirá y dará a luz un hijo,[q] y le pondrá por nombre Emanuel.[r],[s]

Esta señal profética fue dada a Acaz como una confirmación de la esperanza de Judá en medio de la adversidad, y tuvo una consumación histórica inmediata. Su uso en el NT demuestra que también tuvo un significado mesiánico. La palabra hebrea para virgen (almah ) significa lo mismo una «virgen» en sentido estricto que una «mujer joven», o doncella en edad de contraer matrimonio. Los lectores de Isaías podían haberlo comprendido en cualquiera de ambas maneras. Desde el punto de vista mesiánico, se refiere sin duda alguna a la virgen María, donde el término griego parthenos (virgen) no deja lugar a dudas. La ambigüedad de la palabra hebrea era algo esencial para que la profecía anunciara, tanto el futuro nacimiento del Mesías, como otro más próximo dentro de la línea real. Un hijo para los lectores de Isaías hubiese sido un heredero no identificado de la casa de Acaz, quizás su hijo Ezequías. En sentido mesiánico, la profecía se cumplió en Jesucristo. Emanuel («Dios con nosotros») fue el título que se le dio para confirmar la participación de Dios en la liberación de Judá de la coalición sirio-israelita; también desde el punto de vista mesiánico se convirtió en un término clave que marcó la encarnación de Cristo.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…