Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 63: La victoria de Jehová sobre sus enemigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Isa 63:1  ¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra con vestiduras de colores brillantes; éste, majestuoso en su ropaje, que marcha en la plenitud de su fuerza? Soy yo que hablo en justicia, poderoso para salvar.

Esta sección no tiene paralelo en el AT. Presenta a Jehová, con vestidos rojos , acercándose tras aniquilar a los enemigos de su pueblo. La consumación mesiánica inicial se señala en Mateo 12:22-29 y en Colosenses 2:15; su consumación se halla en Revelaciones 19:11-21. Edom : Territorio al sudeste del Mar Muerto, habitado por los descendientes de Esaú; el nombre de «Edom» significa «rojo». Ese pueblo se mantuvo en constantes conflictos con Judá y llegó a convertirse en símbolo de impiedad. Bosra : Ciudad de Edom cuyo nombre significa «vendimia» [private]

Edom fue un enemigo constante de Israel a pesar de su antepasado común, Isaac. Edom se regocijó con cada problema que enfrentó Israel. El lenguaje figurado en este pasaje narra cómo un vigía en la muralla de Jerusalén ve a Edom que se acerca y teme que el rey edomita en su ropa carmesí dirija un ataque. Pero resulta ser que el Señor, con la ropa ensangrentada, es el que holló y destruyó a Edom. Bosra es una ciudad de Edom (Si desea más información sobre profecías en contra de Edom.

Isa 63:2  ¿Por qué es rojo tu ropaje, y tus vestiduras como las del que pisa en el lagar?

Isa 63:3  El lagar lo he pisado yo solo; de los pueblos, ningún hombre estaba conmigo. Los pisé en mi ira y los hollé en mi furor; su sangre salpicó mis vestiduras y manché todo mi ropaje.

Lagar : Se utiliza en un juego de palabras que se apoya en el significado del término hebreo «Bosra».

Isa 63:4  Porque el día de la venganza estaba en mi corazón, y el año de mi redención había llegado.

Isa 63:5  Miré, y no había quien ayudara, me asombré de que no hubiera quien apoyara; entonces me salvó mi brazo, y fue mi furor el que me sostuvo.

Isa 63:6  Pisoteé los pueblos en mi ira, los embriagué en mi furor y derramé su sangre por tierra.

Isa 63:7  Las misericordias del Señor recordaré, las alabanzas del Señor, conforme a todo lo que nos ha otorgado el Señor, y la gran bondad hacia la casa de Israel, que les ha otorgado conforme a su compasión, y conforme a la multitud de sus misericordias.

Estos versículos contienen un sermón-oración de Isaías en favor de la restauración de su nación, pero en particular del remanente al que llama tus siervos . Su base es la memoria de los hechos de Dios durante el éxodo del pueblo hebreo.

Isa 63:8  Porque El dijo: Ciertamente, ellos son mi pueblo, hijos que no engañarán. Y El fue su Salvador.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sigue así mujer

Porque sabes que la libertad no consiste en salir por las noches, tomar y en no darte a respetar. Porque no necesitas ejecutar actos libertinos para llamar

Artículo Completo

Collar de perlas

Jenny era una linda niña de cinco años de ojos relucientes. Un día mientras ella y su mamá visitaban una tienda, vio un collar de perlas de

Artículo Completo

El Rey mendigo

Érase una vez que un reino europeo estaba regido por un rey muy cristiano, y con fama de santidad, que no tenía hijos. El monarca envió a

Artículo Completo

El ateo y el oso convertido

Cuenta una simpática fábula que un ateo paseaba por un hermoso bosque. Asombrado por tanta belleza, pensó: «¡Qué maravillas han surgido como resultado de la evolución!». No

Artículo Completo