Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 57: Consuelo para los oprimidos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El guardar el día de reposo es un campo de batalla para los creyentes evangélicos. Una cuestión es si debemos enfocar el séptimo o el primer día de la semana (ya que es el día del Señor). La otra cuestión es si debemos guardar días cualquiera que sean. Y otra es si coincidimos en decir que es un día especial.

¿Qué conducta se considera correcta en este día? ¿Cuál es la conducta apropiada? ¿Podemos hacer de todo ese día? ¿Es permitido ir de compras? ¿Será correcto hacer negocios en ese día? Cuando pensamos en las actividades de la iglesia, surgen preguntas: ¿Las actividades de la iglesia nos dan tiempo para descansar? ¿Pasamos el día en ociosidad? ¿Hacemos obras de bien, ayudamos a los necesitados, asistimos a los cultos, tomamos tiempo para leer la Biblia y orar?

Cabe decir que los cristianos deben hacer las cosas que pueden, como por ejemplo, hacer las compras, lavar la ropa y el auto, y llevar a cabo los trabajos de aseo de la casa y el cuidado del jardín en otros días de la semana. Esto nos deja el domingo para la adoración al Señor, para descansar del trabajo y para estar con la familia.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un camello sabio

Una madre y un bebé camello estaban descansando, y de repente el bebé camello pregunta…. — Madre, puedo preguntarte algunas cosas? — Claro que sí ! Por

Artículo Completo

Los tres mejores deseos

Le preguntaron a un estudiante cuáles eran las tres cosas que más deseaba tener en la vida y contestó: «Salud, amor y éxito en mis estudios». Le

Artículo Completo

El viejo ermitaño

Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño, es decir, una de esas personas que por amor a Dios se refugian en la soledad del

Artículo Completo

Fantasmas de felicidad

Elisa Sierra, mujer de cuarenta años de edad con retraso mental, no podí­a creerlo. Ahí­, en medio del andén, habí­a un fajo de billetes. Era un paquete

Artículo Completo