Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 56: Profecias de juicio y redención

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Isaías 56:1 Así dice el Señor: Preservad el derecho y haced justicia, porque mi salvación está para llegar y mi justicia para ser revelada.

Una profecía que anuncia la salvación de Dios a gente de todas las naciones. Tras el regreso de Babilonia, había muchos prosélitos gentiles del judaísmo. En el reino del Mesías los judíos y los gentiles adorarán juntos a Dios

Isaías 56:2 Cuán bienaventurado es el hombre que hace esto, y el hijo del hombre que a ello se aferra; que guarda el día de reposo sin profanarlo, y guarda su mano de hacer mal alguno.

Dios ordenó al pueblo que descansara y que lo honrara en el día de reposo. Quiere que lo sirvamos todos los días, pero quiere que apartemos uno especial en el que descansemos y concentremos nuestros pensamientos en El. Para los israelitas, este día especial era el sabat (sábado). Algunos cristianos apartan el sábado como día especial, pero la mayoría acepta el domingo (el día de la semana en que Jesús resucitó de los muertos) como el «Día del Señor», un día de descanso y honra a Dios.

El hijo de hombre : Toda la humanidad. Que guarda el día de reposo : Simboliza todo el proceso del arrepentimiento y el firme deseo de caminar con Jehová.

Isaías 56:3 Que el extranjero que se ha allegado al Señor, no diga: Ciertamente el Señor me separará de su pueblo. Ni diga el eunuco: He aquí, soy un árbol seco.

El eunuco : Representa a todos aquellos a quienes la Ley prohibía rendir culto a Jehová junto al pueblo de Dios. Isaías proclamó con claridad el mensaje radical de las bendiciones de Dios para todas las personas, incluso para extranjeros y eunucos, quienes a menudo se excluían de la adoración y ni siquiera los consideraban ciudadanos en Israel. Cualquiera que sea su raza, posición social, trabajo o situación financiera, las bendiciones de Dios son iguales tanto para usted como para cualquier otra persona. Ninguno puede excluir de ninguna forma a los que Dios decidió incluir.

Isaías 56:4 Porque así dice el Señor: A los eunucos que guardan mis días de reposo, escogen lo que me agrada y se mantienen firmes en mi pacto,

Isaías 56:5 les daré en mi casa y en mis muros un lugar, y un nombre mejor que el de hijos e hijas; les daré nombre eterno que nunca será borrado.

Isaías 56:6 Y a los extranjeros que se alleguen al Señor para servirle, y para amar el nombre del Señor, para ser sus siervos, a todos los que guardan el día de reposo sin profanarlo, y se mantienen firmes en mi pacto,

Isaías 56:7 yo los traeré a mi santo monte, y los alegraré en mi casa de oración. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.

Jesús citó este versículo cuando expulsó a los cambistas fuera del templo

Isaías 56:8 Declara el Señor Dios que reúne a los dispersos de Israel: Todavía les juntaré otros a los ya reunidos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Ministro sabio

Un sultán decidió hacer un viaje en barco con algunos de sus mejores cortesanos. Se embarcaron en el puerto de Dubai y zarparon en dirección al mar

Artículo Completo

El ateo y el oso convertido

Cuenta una simpática fábula que un ateo paseaba por un hermoso bosque. Asombrado por tanta belleza, pensó: «¡Qué maravillas han surgido como resultado de la evolución!». No

Artículo Completo