Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaias 49: El Siervo de Yahvé

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Isaías 49:8  Así dice el Señor: En tiempo propicio te he respondido, en día de salvación te he ayudado; te guardaré y te daré por pacto del pueblo, para restaurar la tierra, para repartir las heredades asoladas,

Algunos especialistas creen que a Ciro se le dijeron antes similares palabras.

Isaías 49:9  para decir a los presos: «Salid»; a los que están en tinieblas: «Mostraos.» Por los caminos pacerán, y en todas las alturas desoladas tendrán sus pastos.

Isaías 49:10  No pasarán hambre ni sed, ni los herirá el calor abrasador ni el sol, porque el que tiene compasión de ellos los guiará, y a manantiales de aguas los conducirá.

Isaías 49:11  Convertiré todos mis montes en camino, y mis calzadas serán levantadas.

Isaías 49:12  Mira, éstos vendrán de lejos; y he aquí, otros del norte y del occidente, y otros de la tierra de Sinim.

Sinim : Probablemente Asuán en Egipto. La región de Sinim está al sur de Egipto

Isaías 49:13  Gritad de júbilo, cielos, y regocíjate, tierra. Prorrumpid, montes, en gritos de alegría, porque el Señor ha consolado a su pueblo, y de sus afligidos tendrá compasión.

Isaías 49:14  Pero Sion dijo: El Señor me ha abandonado, el Señor se ha olvidado de mí.

Isaías 49:15  ¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.

El pueblo de Israel sintió que Dios lo había abandonado en Babilonia. Pero Isaías señaló que El nunca se olvidaría de ellos, así como una madre no olvidaría a su hijito. Cuando sintamos que Dios nos ha abandonado, debemos preguntarnos si los que lo abandonamos u olvidamos somos nosotros

Isaías 49:16  He aquí, en las palmas de mis manos, te he grabado; tus muros están constantemente delante de mí.

Isaías 49:17  Tus edificadores se apresuran; tus destructores y tus devastadores se alejarán de ti.

Isaías 49:18  Levanta en derredor tus ojos y mira: todos ellos se reúnen, vienen a ti. Vivo yo–declara el Señor– que a todos ellos como joyas te los pondrás, y te ceñirás con ellos como una novia.

Isaías 49:19  En cuanto a tus lugares desiertos y desolados y tu tierra arruinada, ahora serás ciertamente demasiado estrecha para los moradores, y tus devoradores estarán muy lejos.

Isaías 49:20  Todavía te dirán al oído los hijos de los que fuiste privada: «El lugar es muy estrecho para mí; hazme sitio para que yo more aquí .»

Isaías 49:21  Y dirás en tu corazón: «¿Quién me ha engendrado éstos? Pues yo había sido privada de mis hijos, y era estéril, desterrada y errante. Y a éstos, ¿quién los ha criado? He aquí, yo había sido dejada sola; y éstos, ¿dónde estaban?»

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti