Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 47: Pero un mal vendrá sobre ti

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Isaías 47:1 Desciende y siéntate en el polvo, virgen hija de Babilonia. Siéntate en la tierra, sin trono, hija de los caldeos, porque nunca más serás llamada tierna y delicada.

Otro mensaje del juicio contra Babilonia por idolatría, hechicería, arrogancia y crueldad contra el pueblo de Dios, particularmente los ancianos. Virgen hija de Babilonia : Se le llama virgen a la ciudad porque sus muros nunca habían sido violados, pero su virginidad se perdería a manos de Ciro. [private]

Isaías predijo la caída de Babilonia más de ciento cincuenta años antes de que ocurriera. En este tiempo, Babilonia aún no sobresalía como la fuerza más poderosa de la tierra, el imperio orgulloso que destruiría a Judá y Jerusalén. Pero los babilonios, captores de Judá, caerían cautivos en 539 a.C. Dios, no Babilonia, tiene el poder supremo. Utilizó a Babilonia para castigar al pueblo de Dios pecador. Usaría a los medos y a los persas para destruir a Babilonia y liberar a su pueblo.

Isaías 47:2 Toma las piedras de molino y muele la harina; quítate el velo, despójate de la falda, descubre tus piernas, pasa los ríos.

Babilonia es comparada con una esclava que tendrá que abrirse camino por sí sola.

Isaías 47:3 Será descubierta tu desnudez, también será expuesta tu vergüenza; tomaré venganza y no perdonaré a hombre alguno.

Isaías 47:4 Nuestro Redentor, el Señor de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel.

Isaías 47:5 Siéntate en silencio y entra en las tinieblas, hija de los caldeos, porque nunca más te llamarán soberana de reinos.

Isaías 47:6 Estaba enojado contra mi pueblo, profané mi heredad y en tu mano los entregué; no les mostraste compasión, sobre el anciano hiciste muy pesado tu yugo,

Señora de reinos : La destrucción de Babilonia es presentada en términos de una reina destronada. Aunque la invasión de Ciro en el 539 a.C. no aniquiló a Babilonia, sí ocasionó grandes destrucciones.

Isaías 47:7 y dijiste: «Seré soberana para siempre.» No consideraste esto en tu corazón, ni te acordaste de su resultado.

Isaías 47:8 Ahora pues, oye esto, voluptuosa, tú que moras confiadamente, que dices en tu corazón: «Yo, y nadie más. No me quedaré viuda, ni sabré de pérdida de hijos.»

Isaías 47:9 Pero estas dos cosas vendrán de repente sobre ti en un mismo día: pérdida de hijos y viudez. Vendrán sobre ti en toda su plenitud a pesar de tus muchas hechicerías, a pesar del gran poder de tus encantamientos.

Atrapada en la búsqueda de poder y placer, Babilonia creyó en su grandeza y proclamó ser la única potencia sobre la tierra. Babilonia se sintió completamente segura y Nabucodonosor, su rey, se autodenominó «Dios», pero el Dios verdadero le enseñó una lección poderosa al quitarle todo lo que poseía (Dan_4:28-37). Nuestra sociedad es adicta al placer y al poder, pero esto puede acabarse pronto. Analice su vida y pregúntese cómo puede ser más responsable con los talentos y las posesiones que Dios le ha dado. ¿Cómo puede usar su vida para honrar a Dios y no a usted mismo?

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti