Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 46: Hasta en la vejez, yo os sostendré

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Isaías 46:1 Se ha postrado Bel, se derrumba Nebo; sus imágenes son puestas sobre bestias, sobre animales de carga. Vuestros fardos son pesados, una carga para la bestia fatigada.

Este es un capítulo en que se presentan dos grandes contrastes: Frente a Jehová, quien sostiene a su pueblo, los ídolos han llegado a ser una pesada carga para los babilonios; Dios planeó utilizar a Ciro para restaurar a Jerusalén, aunque Israel no ha abandonado su testarudez. Bel y Nebo: Dioses de Babilonia. Israel necesitaba ver su futilidad como una advertencia, para evitar estos falsos Dioses que los rodearían durante su cautividad en Babilonia.

Ciro llevaría a cabo el juicio de Dios en contra de Babilonia. Bel era la máxima deidad de los babilonios. Nebo era el Dios de la ciencia y del aprendizaje. Estos « Dioses», sin embargo, necesitaban animales y personas que los transportaran e, incluso, ¡ni siquiera podían salvarse de ser llevados en cautiverio! Después de todo, no tenían ningún poder. En contraste con los Dioses que debían acarrearlos las personas, nuestro Dios nos creó y nos cuida. Su amor es tan duradero que nos cuidará a lo largo de nuestra vida e incluso en la muerte.

Isaías 46:2 Se derrumbaron, a una se han postrado; no pudieron salvar la carga, sino que ellos mismos han ido en cautividad.

Isaías 46:3 Escuchadme, casa de Jacob, y todo el remanente de la casa de Israel, los que habéis sido llevados por mí desde el vientre, cargados desde la matriz.

Desde el vientre : Alusión a los días de Abraham. Hasta la vejez se refiere a la Judá de los tiempos de Isaías.

Isaías 46:4 Aun hasta vuestra vejez, yo seré el mismo, y hasta vuestros años avanzados, yo os sostendré. Yo lo he hecho, y yo os cargaré; yo os sostendré, y yo os libraré.

Isaías 46:5 ¿A quién me asemejaréis, me igualaréis o me compararéis para que seamos semejantes?

Isaías 46:6 Los que derrochan el oro de la bolsa y pesan la plata en la balanza pagan a un orfebre para que haga un Dios de ello; se postran y lo adoran.

Isaías 46:7 Lo levantan en hombros y lo llevan; lo colocan en su lugar y allí se está. No se mueve de su lugar. Aunque alguno clame a él, no responde, de su angustia no lo libra.

Isaías 46:8 Acordaos de esto, y estad confiados; ponedlo en vuestro corazón, transgresores.

Israel se sintió tentada a vacilar entre Dios el Señor y los ídolos paganos. Isaías afirmó la soberanía de Dios. Dios es único en el conocimiento y el control del futuro. Su firme propósito es realizar lo que se ha propuesto. Cuando nos sintamos tentados a perseguir algo que promete placer, comodidad, paz o seguridad separados de Dios, recordemos nuestro compromiso con El.

Isaías 46:9 Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como yo,

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cambio de ojos

Un día un científico había encontrado la manera de realizar transplantes de córneas, a partir de unas síntesis de ADN, de manera que los ciegos podrían ver.

Artículo Completo