Isaías 44: Jehová es el único Dios

El devenir histórico no es otra cosa que la confirmación de la palabra que Dios ha comunicado por medio de sus siervos los profetas (v. 26). Asimismo, mientras el decreto divino dice de Jerusalén: Serás habitada, el decreto de Ciro dice: Sea edificada. En el versículo 28 la referencia a Ciro como el pastor de Jehová, indica que él es el rey que Dios ha escogido para llevar a cabo sus designios: en la literatura babilónica, “pastor” es un título del rey, así como el cayado del pastor ha dado origen al símbolo de autoridad que es el cetro.

Finalmente, en la secuencia gradual de la presentación de la personalidad de Ciro y su actuación con respecto a Israel, el punto culminante está en 45:2-7, donde ya no se refiere a Ciro en tercera persona como en 44:28, sino en segunda persona: Yo iré delante de ti….

La mención del nombre de Ciro en 44:2b y en 45:1 son una indicación de que esto se escribió en los días del surgimiento de Ciro, previo a la toma de Babilonia por los ejércitos de los persas. Los comentaristas que defienden la paternidad de Isaías hijo de Amoz para esta sección afirman que Isaías como profeta predijo el surgimiento de este rey 150 años antes, e inclusive pudo llamarlo con el nombre persa que llevaría. Estos comentaristas hacen hincapié en el sentido Deu_45:4 : A causa de mi siervo Jacob, y de Israel mi escogido, yo te llamo por tu nombre… Pero, como indicamos en la Introducción, las palabras llamar por nombre significan conocerle bien, como un padre que reconoce a su hijo y le da un nombre porque es suyo.

En 45:4b se alude al hecho de que Ciro era inconsciente de actuar en su investidura como instrumento de Jehová: Yo te doy un título de honor, aunque tú no me conoces. Casi lo mismo está repetido en el versículo 5b. Ciro no fue un rey que adoptara la fe de Israel o reconociera al Dios de Israel como único Dios. Inclusive las expresiones de Ciro que aparecen en Crónicas o en Esdras constituyen un eco de su política general de tolerancia religiosa para con los pueblos conquistados. Ciro se refirió a Jehová en términos similares a aquellos con que se refirió a Marduc, Dios de Babilonia. Todo esto subraya la imposibilidad de que una mente humana fuera capaz de predecir su decreto con respecto a los judíos en particular. En el mejor de los casos se hubiera podido intuir que Ciro, muy de acuerdo con su política religiosa, hubiera rendido culto al Dios de los judíos en Babilonia, pero aun esto era casi imposible de conseguir por cuanto los judíos eran un pueblo desarraigado de su territorio. Para Ciro, los judíos no eran una excepción entre los pueblos de la tierra, y nada hubieran conseguido de él aun cuando hubieran pagado y sobornado al rey. Por eso, después de un corto paréntesis se comunica las palabras de Jehová: Yo lo levantaré a él en justicia, y allanaré todos sus caminos. El edificará mi ciudad y dejará ir a mis cautivos; no por precio ni por soborno.

En 45:13 preferimos traducir para justicia como en 41:2, en lugar de en justicia, pues en este caso justicia abarca el juicio de las naciones culpables y la instauración de un nuevo orden justo. Uno de los aspectos centrales de este nuevo orden es la libertad de los cautivos de Judá y la reedificación de Jerusalén. La expresión no por precio indica que Israel no pagaría nada por su redención.

Ahora pasemos a considerar los versículos 8-12 que constituyen aparentemente un paréntesis pero que están muy en su lugar en el texto. Estos versículos tienen la característica indistinguible de la segunda parte de Isaías: la de introducir un decreto divino con una pieza poética que destaca el poder y la grandeza de Jehová como creador. Esto subraya la capacidad de Jehová para actuar en la historia de la manera que lo hace, y para despertar o levantar hombres que son sus instrumentos para producir los acontecimientos. Esta introducción termina con la corroboración que implica su propio nombre: yo, Jehová.. El anuncio profético acerca de Ciro no fue del todo bien recibido por muchos judíos. ¡Llamar a este rey gentílico, ungido de Dios, pastor o aquel a quien Jehová ama! ¿Y qué del Mesías hijo de David? Ciro no puede ser un instrumento de redención para el pueblo de Israel, pues contradice todas las expectativas del pueblo. Sin embargo, Dios aboga por su plan soberano para la historia universal. El versículo 13 es una enfática conclusión para los versículos 8-12.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario