Isaías 44: Jehová es el único Dios

A 44:8 sigue un largo paréntesis. Y tras este paréntesis aparece la continuación directa del versículo 8 en los versículos 21 y 22 que contienen un tierno llamado divino a su pueblo Israel, para que se acuerde de estas cosas y para que no se olvide de su Dios quien ha borrado sus rebeliones. Al final del versículo 22 dice el Señor: Vuelve a mí, porque yo te he redimido.“

Como en 42:10-13, también ahora el profeta prorrumpe en un cántico de alabanza a Jehová. Los cielos y las profundidades de la tierra son convocados a cantar loores porque Jehová ha redimido a Jacob y será glorificado en Israel. De esta manera el profeta expresa su asentimiento con respecto a los designios de Dios.

En cuanto a la sección parentética, hay comentaristas que la consideran una adición posterior al texto original, y realmente interrumpe la secuencia del pensamiento que pasa de manera fluida del versículo 8 al versículo 21. Estando donde está, cabe preguntarnos: ¿Por qué el autor o el editor ha juzgado conveniente incluirla? Nuestra opinión es que en estos versículos el profeta explaya lo que expresó en la segunda parte del versículo 8 y que puede ser traducido así: ¿Hay Dios aparte de mí, o alguna otra Roca que yo no conozca?. En este versículo, la palabra Roca es sinónimo de Dios y describe el carácter firme y permanente de la protección que Dios brinda a su pueblo. De este hecho, dice el mismo versículo, los hijos de Israel son sus testigos. Por otro lado, los testigos de los ídolos y Dioses vanos, ellos mismos no ven ni conocen, para su propia vergüenza (v. 9) la vanidad y la inutilidad de los ídolos. Observe lo ridículo de la invocación del ídolo en la última parte del versículo 17. Aquí es donde el autor empieza a explayarse sobre el tema de la vanidad de la idolatría, y aunque la nota tiene carácter parentético tiene señales de ser original.

¿Quién era Ciro?  La presencia de un personaje desconocido y del mundo pagano causó descontento entre un numeroso grupo de judíos. ¿Quién era este personaje y por qué aparece como Ungido y Pastor? Bueno, para Dios todo es posible. El es el Señor de la historia y en su sabiduría nombró al hombre por quien todo lo planeado en su soberanía se cumpliría.

El nombre de este personaje fue Ciro, conocido también en los anales de la historia antigua como «el Grande», rey de Persia y fundador del Imperio Persa. Para alcanzar este sitial, venció a los medos, a Craso, rey de Lidia (546 a. de. J.C.); tomó también Babilonia en (539 a. de J.C.) y reinó entre los años 546-529 a. de J.C.

Cuando este monarca llegó al poder, se estableció una nueva política con respecto a las naciones vencidas. Practicó una política de reconciliación con los pueblos sometidos. En vez de tiranizarlas y oprimirlas por la fuerza bruta, Ciro prefirió tratarlas con consideración para ganar su amistad. James C. Muir dice que esta política liberal de Ciro señala: «Un paso definitivo hacia adelante en la historia de la civilización. La libertad religiosa e individual de los pueblos subyugados fue una nueva nota en la política administrativa nacional.»

Ciro reinó diez años más después de la captura de Babilonia. Murió en forma misteriosa en 529 a. de J.C. y lo sucedió en el trono su hijo Cambises. Este es el hombre a quien Dios usó como instrumento para permitir el regreso del remanente de Israel y empezar la reedificación de los muros de Jerusalén, así como los del templo.

La redención de Israel coincide con el derramamiento del Espíritu divino sobre los descendientes de Jacob, expresado en la analogía del derramamiento de aguas sobre el suelo sediento y torrentes sobre la tierra seca. Algunos comentaristas ven en las palabras Este, ése y aquel del versículo 5 una alusión a la conversión de individuos de entre las naciones gentílicas al judaísmo, factor que forma parte de la concepción del Israel redimido que es propia de la segunda parte de Isaías.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario