Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 44: Jehová es el único Dios

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Isaías 44:14  Corta cedros para sí, toma un ciprés o una encina, y hace que sea fuerte entre los árboles del bosque; planta un pino y la lluvia lo hace crecer.

Isaías 44:15  Luego sirve para que el hombre haga fuego, y toma uno y se calienta; también hace fuego para cocer pan; además hace un Dios y lo adora; hace de él una imagen tallada, y se postra delante de ella.

Isaías 44:16  La mitad del leño quema en el fuego; sobre esta mitad prepara un asado, come carne y se sacia. También se calienta, y dice: ¡Ah!, me he calentado, he visto la llama.

Isaías 44:17  Y del resto hace un Dios, su ídolo. Se postra delante de él, lo adora, y le ruega, diciendo: Líbrame, pues mi Dios eres tú.

Isaías 44:18  Ellos no saben ni entienden, porque El ha cerrado sus ojos para que no vean y su corazón para que no comprendan.

Isaías 44:19  Ninguno reflexiona; no tienen conocimiento ni inteligencia para decir: He quemado la mitad en el fuego, y también he cocido pan sobre sus brasas. He asado carne y la he comido; y del resto ¿haré una abominación? ¿Me postraré ante un pedazo de madera?

Isaías 44:20  Se alimenta de cenizas; el corazón engañado le ha extraviado. A sí mismo no se puede librar, ni decir: ¿No es mentira lo que tengo en mi diestra?

Aquí Isaías describe cómo el pueblo hizo sus Dioses. Qué absurdo resulta hacer un Dios del mismo árbol que nos da leña. ¿Creamos nuestros Dioses: dinero, fama o poder? Si creamos un Dios de nuestra elección, nos engañamos y no podemos esperar que mejore nuestra vida.

Isaías 44:21  Recuerda estas cosas, Jacob, y tú Israel, porque mi siervo eres. Yo te he formado, siervo mío eres; Israel, no me olvidaré de ti.

Dios dijo que debemos servir a nuestro Creador. Los idólatras hacen lo opuesto: sirven o adoran lo que han creado en vez de adorar o servir al Único que los creó. Nuestro Creador pagó el precio por librarnos de los pecados que cometimos en su contra. Ningún ídolo, sin embargo, creó alguna vez a alguien ni puede redimirnos de nuestros pecados.

Isaías 44:22  He disipado como una densa nube tus transgresiones, y como espesa niebla tus pecados. Vuélvete a mí, porque yo te he redimido.

Isaías 44:23  Gritad de júbilo, cielos, porque el Señor lo ha hecho. Gritad de alegría, profundidades de la tierra. Prorrumpid, montes, en gritos de júbilo, y el bosque, y todo árbol que en él hay , porque el Señor ha redimido a Jacob y ha mostrado su gloria en Israel.

Isaías 44:24  Así dice el Señor, tu Redentor, el que te formó desde el seno materno: Yo, el Señor, creador de todo, que extiendo los cielos yo solo y afirmo la tierra sin ayuda;

Isaías 44:25  hago fallar los pronósticos de los impostores, hago necios a los adivinos, hago retroceder a los sabios, y convierto en necedad su sabiduría.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Responsabilidad

La vida está en gran parte compuesta por sueños.Hay que unirlos a la acción. Anais Nin Era una simple alcantarilla a la que, por circunstancias

Artículo Completo