Isaías 43: Yo estaré contigo

Isaías 43:1  Mas ahora, así dice el Señor tu Creador, oh Jacob, y el que te formó, oh Israel: No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre; mío eres tú.

Yo te redimí : Aquí se reafirma el cuidado providencial que Dios dispensa a su pueblo y su redención de la cautividad. Las palabras «redentor», «redimir» y «redención» son comunes en Isaías y recuerdan la liberación de la cautividad en Egipto.

El capítulo 42 termina con la tristeza de Dios por la decadencia espiritual de su pueblo. En el capítulo 43, Dios dice al pueblo que, a pesar de su fracaso espiritual, El les mostrará misericordia, los traerá de regreso del cautiverio y los restaurará. Les derramaría amor y no ira. Entonces el mundo sabría que únicamente Dios había hecho esto.

Isaías 43:2  Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo, y si por los ríos, no te anegarán; cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama te abrasará.

aguas, mayim: Agua, inundaciones o mares. Mayim es la palabra hebrea para «agua», pero siempre aparece en plural: «aguas». Mayim aparece 570 veces en el Antiguo Testamento. Se utiliza como metáfora para referirse a los paganos, los tormentosos y caóticos mares en la creación y la vastedad de las gentes (naciones o pueblos). De forma más significativa mayim nos habla de vida, sustento, fertilidad y bendiciones.

Al pasar por aguas de tribulación quizás lo ahoguen o lo obliguen a crecer más fuerte. Si va con su fuerza, es muy probable que se ahogue. Si invita al Señor a ir con usted, El lo protegerá.

Isaías 43:3  Porque yo soy el Señor tu Dios, el Santo de Israel, tu Salvador; he dado a Egipto por tu rescate, a Cus y a Seba en lugar tuyo.

De alguna manera Dios habló a Ciro, prometiéndole amplias regiones de áfrica a cambio de su contribución a la restauración de Jerusalén.

Dios entregó a Persia a otras naciones a cambio de dejaran partir a los judíos a su tierra natal. Egipto, Etiopía y partes de Arabia (Seba) atacaron a Persia y fueron derrotados.

Isaías 43:4  Ya que eres precioso a mis ojos, digno de honra, y yo te amo, daré a otros hombres en lugar tuyo, y a otros pueblos por tu vida.

Dios creó a Israel haciéndolo especial para El. La redimió y la llamó por su nombre para que fueran de El. Dios protegió a Israel en tiempos difíciles. Nosotros somos importantes para Dios, ¡también nos llama por nombre y nos da su nombre! Cuando llevemos su maravilloso nombre, nunca debemos hacer nada que le avergüence.

Dios providencialmente influyó sobre Persia y Egipto para que se cumplieran sus propósitos para Israel.

Isaías 43:5  No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu descendencia, y del occidente te reuniré.

Isaías 43:6  Diré al norte: «Entrégalos;» y al sur: «No los retengas.» Trae a mis hijos desde lejos, y a mis hijas desde los confines de la tierra,

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte