Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 42: El Elegido de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A continuación consideraremos la hermenéutica judía, pues expone el significado básico de este pasaje en la mente del profeta. Israel, como siervo de Jehová, tiene la misión de traer justicia a las naciones. El verbo traducido traerá (yotsí), significa literalmente “sacará”, y la palabra justicia (mishpat) también significa “derecho”, ya que la justicia es el resultado de la práctica del derecho. Puesto que traducir literalmente sacar derecho no expresa adecuadamente el sentido original en castellano, se ha traducido traer justicia. Esto significa que Israel está destinado a exteriorizar la ética y el derecho atesorados en la ley de Jehová y hacerla también el patrimonio de las demás naciones de la tierra. Esta maravillosa profecía o designio divino, está también expresado en 2:3: Muchos pueblos vendrán… Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.

Esta misión cumpliría Israel sin imponerse sobre las demás naciones con el poderío tiránico y prepotente que era corriente en los imperios mundiales. No tendría que recurrir a los medios de la propaganda política ni religiosa ni al recurso del lavado cerebral. Tampoco impondría sus criterios en las tribunas de las naciones.

Básicamente, Israel ha cumplido su misión en la historia. Negarlo sería poner el dedo señalador en la persona misma que tuvo el designio: el Dios Jehová. Jehová, quien extiende la tierra y preserva la vida sobre ella ha comprometido su propia gloria en este designio. Por tanto, su pacto con Israel le compromete a preservarlo en medio de las naciones: … Te guardaré y te pondré como pacto para el pueblo, y como luz para las naciones. La palabra pueblo, tanto en este versículo como en el anterior tiene un sentido especial: Se refiere a toda la raza humana, como conformando un solo pueblo sobre la superficie de la tierra.

¿En qué sentido Israel ha cumplido su misión? En el sentido de su poderosa influencia espiritual en el mundo. Los designios expresados en el versículo 7 tienen que ver con la liberación de la idolatría, que hace que los pueblos moren en las tinieblas como presos y sean ciegos a la realidad de Dios y a la irrealidad de los ídolos.

Israel ha cumplido este designio divino no mediante la imposición de su religión por medio de la guerra santa o por la inquisición, sino mediante la fiel transmisión de la Torah, las Sagradas Escrituras, que aunque todavía no hayan llegado a ser el patrimonio de todas las naciones, han logrado revolucionar la mentalidad de los habitantes del planeta, tanto en lo que concierne a la naturaleza y las metas de la historia humana, como en el hecho de que el camino ha sido abierto para todo ser humano para conocer a Jehová como lo conocieron los profetas de Israel.

Esta profecía es una cosa nueva, no en el sentido de la expectativa profética en sí, sino en cuanto al procedimiento expuesto en los versículos 1-4.

Las palabras que el profeta acaba de exponer arriba le llevan a prorrumpir en un cántico de alabanza en los versículos 10-13. El versículo 13 constituye también una transición a la sección siguiente que empieza en el versículo 14. El celo de Jehová le conducirá a poner fin a sus enemigos. El profeta tiene en mente en especial a Babilonia, como se aclara en la sección siguiente.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Entre Abuelos y Nietos

Un día un joven le preguntó a su abuelo: «¡Abuelo! Cómo pudieron vivir antes sin tecnología, sin internet, sin computadoras, sin drones, sin bitcoins, sin celulares, sin Redes Sociales…» El abuelo respondió: «Al

Artículo Completo

La vida es corta

Un conferencista, al explicar el manejo del estrés a la audiencia, levantó un vaso de agua y preguntó: «¿Cuán pesado este vaso de agua?» Las respuestas dadas

Artículo Completo

El ciego

Había un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con tiza blanca, decía: «Ten compasión, estoy

Artículo Completo