Isaías 42: El Elegido de Dios

Isaías 42:1 He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre El; El traerá justicia a las naciones.

He aquí mi siervo : Israel fue previamente proclamado siervo de Dios. El siervo parece ser aquí alguien diferente. El uso que hace el NT de este versículo lo convierte en un texto claramente profético, que se cumple en Cristo. Como tal, es el primero de los cuatro «cánticos del siervo» que evoca a Cristo. Hechos 3:13 dice: «El Dios de Abraham… ha glorificado a su hijo Jesús». Desde un punto de vista histórico, algunos especialistas consideran que Ciro era el siervo a que se refería Isaías, desempeñando el papel de un prototipo de Cristo. Isaías profetiza que Cristo traerá justicia a las naciones sin violencia; alentará a los quebrantados; y no se detendrá hasta terminar su obra. He puesto sobre él mi Espíritu : El Siervo cumplirá la misión que se le ha encomendado a través del poder del Espíritu Santo.

Isaías 42:2 No clamará ni alzará su voz, ni hará oír su voz en la calle.

Isaías 42:3 No quebrará la caña cascada, ni apagará el pabilo mortecino; con fidelidad traerá justicia.

Isaías 42:4 No se desanimará ni desfallecerá hasta que haya establecido en la tierra la justicia, y su ley esperarán las costas.

Estos versículos se citaron en Mateo 12:18-21 en referencia a Cristo. El siervo escogido revela un carácter de mansedumbre, aliento, justicia y verdad. Cuando se sienta herido y quebrantado, o consumido en su vida espiritual, Dios no lo aplastará ni lo echará a un lado como algo inútil, sino que con amor lo levantará. La humanidad actual necesita con desesperación los atributos amorosos de Dios. Podemos mostrar dicha sensibilidad mediante su Espíritu a la gente que nos rodea, reflejando la bondad y la sinceridad de Dios hacia ellos.

Isaías 42:5 Así dice Dios el Señor, que crea los cielos y los extiende, que afirma la tierra y lo que de ella brota, que da aliento al pueblo que hay en ella, y espíritu a los que por ella andan:

Yo Jehová te he llamado : Considerable controversia rodea la interpretación de esta sección. Muchos especialistas creen que no tiene nada que ver con versículos 1-4 y se refiere a Ciro. Otros lo ven como una descripción del ministerio del Mesías que da continuidad a versículos 1-4. Lo último es lo más probable, donde el pueblo representaría a la humanidad. Se cumplieron las cosas primeras : Se refiere a los acontecimientos que condujeron al decreto por medio del cual Ciro autorizaba el regreso de Israel a Jerusalén.

Isaías 42:6 Yo soy el Señor, en justicia te he llamado; te sostendré por la mano y por ti velaré, y te pondré como pacto para el pueblo, como luz para las naciones,

Isaías 42:7 para que abras los ojos a los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de la prisión a los que moran en tinieblas.

Parte de la misión de Cristo en la tierra era demostrar la justicia de Dios y ser luz para los gentiles (todas las naciones). A través de Cristo, toda la gente tiene la oportunidad de abrazar su misión. Dios nos llama a ser siervos de su Hijo, demostrando la justicia de Dios y llevando su luz. ¡Qué privilegio tan extraordinario ayudar al Mesías a cumplir su misión! Sin embargo, debemos buscar su justicia antes de demostrarla a los demás y permitir que su luz brille en nosotros antes de que podamos ser luz.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Un mal razonamiento

Al final de un paseo Manuel y Luis, dos amigos cristianos, llegaron a una colina que se imponía sobre un próspero y largo valle. Asombrados

Leer Más >>
Oye todos los sonidos

Oye todos los sonidos

Un famoso maestro se iluminó. Sus discípulos le preguntaban: — “Maestro, ¿qué consiguió como resultado de su iluminación?” El hombre respondió: — “Bien, voy a

Leer Más >>