Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 38: Dios sana a Ezequías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Isaías 38:1  Enfermedad de Ezequías[a] (2 R 20.1-11; 2 Cr 32.24-26) En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y el profeta Isaías hijo de Amoz, vino a él y le dijo: «Esto dice Jehová: “Ordena los asuntos de tu casa, porque vas a morir. Ya no vivirás”».

El capítulo 38 contiene el relato de la grave enfermedad de Ezequías y de su milagrosa curación en respuesta a la oración. Los hechos de los capítulos 38 y 39 ocurrieron antes de los narrados en los capítulos 36 y 37.

Isaías 38:2  Entonces volvió Ezequías su rostro a la pared e hizo oración a Jehová,

Isaías 38:3  y dijo: «Jehová, te ruego que recuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos». Y lloró Ezequías con gran llanto.

Isaías 38:4  Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo:

Isaías 38:5  «Ve y dile a Ezequías: “Jehová, Dios de tu padre David, dice así: ‘He oído tu oración y he visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años.

Cuando Isaías fue a Ezequías, quien estaba muy enfermo, y le habló acerca de su muerte inminente, Ezequías se volvió de inmediato a Dios. El contestó su oración, permitiendo que viviera otros quince años. En respuesta a una oración ferviente Dios puede cambiar el curso de nuestras vidas también. Nunca dude en pedirle cambios radicales si lo va a honrar con esos cambios.

Isaías 38:6  Te libraré, a ti y a esta ciudad, de manos del rey de Asiria; y a esta ciudad ampararé.

De acuerdo con 2 de Crónicas 32:24-26, Ezequías tenía un problema con su soberbia aun después de este doble milagro de sanidad y liberación. A la larga, él y sus súbditos se humillaron y el juicio de Dios se pospuso durante varias generaciones más.

Isaías 38:7  Esto te será por señal de parte de Jehová, que Jehová hará esto que ha dicho:

Isaías 38:8  He aquí, yo haré regresar la sombra diez grados más de los grados que ya ha descendido en el reloj de Acaz’ ”».[b] Y volvió el sol diez grados atrás, sobre los cuales ya había descendido.

Isaías 38:9  Escrito de Ezequías, rey de Judá, de cuando enfermó y sanó de su enfermedad:[c]

Estos versículos expresan la reacción de Ezequías ante la idea de que estaba condenado a muerte. Implora entonces la ayuda de Dios. Cuando la recibe, se da cuenta de que adorar a Dios es lo que otorga sentido a la vida. Al hacerlo, muestra un ejemplo de la actitud del creyente del NT cuando es rescatado de la muerte y recibe vida eterna.

Isaías 38:10  «Yo dije: “En la mitad de mis días me iré a las puertas del seol;[d] privado soy del resto de mis años”.

Isaías 38:11  Y dije: “No veré a Jah, a Jah en la tierra de los vivientes; ya no veré más a los hombres entre los moradores del mundo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Salmo 112

Sal 112:1  ¡Aleluya! Cuán bienaventurado es el hombre que teme al SEÑOR, que mucho se deleita en sus mandamientos. Mientras el Salmo 111, celebra al santo Dios,

Artículo Completo

El lugar del nacimiento

El Emperador Constantino construyó un templo sobre la cueva en la que se creía había acontecido el nacimiento de Cristo. Al entrar en la cueva de la

Artículo Completo