Isaías 32: Visión de un reinado de justicia

Isaías 32:1  He aquí, un rey reinará con justicia, y príncipes gobernarán con rectitud.

Estas lecciones cívicas describen a líderes gobernando justicieramente, en obvio contraste con los líderes de entonces. Lo ideal de la escena le otorga un significado mesiánico a este pasaje, que describe el actual reinado de Cristo en su dimensión espiritual y su reinado histórico durante el Milenio

Después de sufrir muchas injusticias a manos de gobernantes malvados, muchos en Judá anhelaba un rey fuerte que gobernara con justicia. Este deseo se cumplirá cuando Cristo reine a plenitud. El mal desaparecerá y el Rey gobernará con justicia y equidad. En el futuro inmediato, Judá sería destruida y llevada en cautiverio. Pero algún día el Hijo de  Dios, el Rey, a diferencia de cualquier otro rey, reinará con justicia.

Isaías 32:2  Cada uno será como refugio contra el viento y un abrigo contra la tormenta, como corrientes de agua en tierra seca, como la sombra de una gran peña en tierra árida.

Príncipes : Los hijos del rey que integran la corte. Cuando gobiernan con justicia protegen a la sociedad. Varón, ish: Un hombre, esposo, varón, individuo. Esta es una de las cuatro principales palabras para «hombre» en el Antiguo Testamento. En contraste con el término genérico adam, que significa «humano», ish representa la masculinidad y, lógicamente se empareja con su forma femenina ishah  que quiere decir «esposa o mujer». En Genesis 2:23 Adán dice: «ésta será llamada ishah porque del ish fue tomada». Frecuentemente, ish encierra un sentido de nobleza, dignidad, fortaleza, y posición social, como sucede con la palabra «caballero». En el Salmo 62:9, bnay adam («hijos de los hombres [humanidad]») refleja el sentido negativo del vocablo, mientras bnay ish («hijos del hombre») denota los aspectos positivos. También se utiliza junto a otro sustantivo para describir a una persona, como ish Elohim, u «hombre de  Dios». Otras frases son «hombre de sangre», «hombre de campo», y «hombre de palabras»

Isaías 32:3  No se cegarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los que oyen escucharán.

No sólo los líderes erraban, sino que el pueblo no les permitía gobernar. Los males sociales serían remediados en el reino del rey justo.

Isaías 32:4  El corazón de los imprudentes discernirá la verdad, y la lengua de los tartamudos se apresurará a hablar claramente.

Isaías 32:5  Ya no se llamará noble al necio, ni al tramposo se le dirá generoso.

Isaías 32:6  Pues el necio habla necedades, y su corazón se inclina hacia el mal, para practicar la impiedad y hablar falsedad contra el Señor, para mantener con hambre al hambriento y para privar de bebida al sediento.

Cuando venga el Rey justo, los motivos de las personas serán transparentes. Al ruin nunca más le llamarán generoso. Los que se han opuesto a las normas de vida de  Dios serán incapaces de seguir con su engaño. A la luz deslumbrante del santo Salvador, el pecado no podrá disfrazarse y parecer bueno. La luz reveladora de Cristo brilla en los rincones oscuros de los corazones, mostrando el pecado tal cual es. Cuando el Rey Jesús reine en su corazón, no habrá lugar para el pecado, por oculto que usted piense que está.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Celebremos al Niño

¿Por qué celebramos el nacimiento de Jesús de una forma tan diferente a como celebramos otros nacimientos? Cuando se trata de honrar a figuras históricas

Leer Más >>

Quien

Quien se aparte de la colmena, por el miedo que le produce el aguijón de la abeja, no disfrutará la dulzura de su miel. Quien

Leer Más >>