Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Isaías 27: Liberación y regreso de Israel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Isaías 27:1  Aquel día el  Señor castigará con su espada feroz, grande y poderosa, a Leviatán, serpiente huidiza, a Leviatán, serpiente tortuosa, y matará al dragón que vive en el mar.

El capítulo final del «apocalipsis de Isaías» presenta dos escenarios escatológicos distintos: el triunfo final de Dios sobre el mal y sus futuras relaciones con Israel, incluyendo una visión retrospectiva del juicio sobre el reino de norte.

Leviatán : Nombre de una criatura del caos primigenio en la mitología antigua que Isaías utiliza para personificar a los enemigos de Dios dirigidos por Satanás (Rev_12:9). Representa por lo tanto al mal, sobre el cual Dios dejará caer su espada al final de los tiempos.

«Aquel día» es una referencia sobre el fin del mundo malvado que conocemos. En la literatura siria antigua, el leviatán era un monstruo de siete cabezas, el enemigo del orden creado por Dios. Por lo tanto, Isaías compara la masacre de los malvados con la conquista de un gran enemigo. Si bien el mal es un enemigo poderoso, Dios lo aplastará y lo eliminará de la tierra para siempre.

Isaías 27:2  Aquel día se dirá: Una viña de vino; de ella cantad.

Otra vez se compara a Israel con una viña , pero esta dará frutos, porque la idolatría será purgada con el juicio del cautiverio. ¿ Acaso ha sido herido ? (Israel): Dios disciplinó al reino del norte, pero sus tratos con Israel diferirán de la forma cómo él se relaciona con las naciones que permite lo hieran. Ellas perecerán, mientras Israel será purificado y redimido.

Isaías 27:3  Yo, el  Señor, soy su guardador; a cada momento la riego. Para que nadie la dañe, la guardo noche y día.

Isaías 27:4  No tengo furor. Si alguien me da zarzas y espinos en batalla, los pisotearé, los quemaré completamente,

Isaías 27:5  a no ser que él confíe en mi protección, que haga la paz conmigo, que conmigo haga la paz.

Isaías 27:6  En los días venideros Jacob echará raíz, Israel florecerá y brotará, y llenarán el mundo entero de fruto.

La viña hollada del capítulo 5 se restaurará en la nueva tierra de Dios. El protegerá y cuidará la viña, su pueblo. Ya no producirá frutos sin valor, sino que producirá suficiente fruto bueno para todo el mundo. Los gentiles conocerán a Dios a través de Israel.

Isaías 27:7  ¿Acaso con la herida del que lo hirió fue herido, o como con la matanza de sus muertos fue muerto?

Isaías 27:8  Contendiste con ella desterrándola, expulsándola. Con su soplo violento la echó en el día del viento solano.

Isaías 27:9  Así pues, con esto la iniquidad de Jacob será perdonada, y este será todo el fruto del perdón de su pecado; cuando haga todas las piedras del altar como piedras de cal pulverizadas; cuando no estén en pie las Aseras y los altares de incienso.

Solo Dios puede limpiar el pecado, pero removerlos de su tierra sería el castigo que purificaría al pueblo de Dios. Deu_28:49-52, Deu_28:64 explica la advertencia de Dios acerca de estas consecuencias.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti