Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Instrucciones para vivir en la tierra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Recuerdo que antes de que yo naciera estaba preocupado porque no conocía el mundo al que llegaría. Entonces le pedí a Dios instrucciones para vivir en esta tierra. Dios acercó su voz a mi oído y me dijo:

Sé como el sol: Levántate temprano y no te acuestes tarde.
Sé como la luna: Brilla en la oscuridad, pero sométete a la luz mayor.
Sé como los pájaros: Come, canta, bebe y vuela.
Sé como las flores: Enamoradas del sol, pero fieles a sus raices
Sé como el buen perro: Obediente, pero nada más a su Séñor.
Sé como la fruta: Bella por fuera, saludable por dentro.
Sé como el día: Que llega y Sé retira sin alardes.
Sé como el oasis: Da tu agua al Sédiento.
Sé como la luciérnaga: Aunque pequeña, emite su propia luz.
Sé como el agua: Buena y transparente.
Sé como el río: Siempre hacia adelante.
Sé como Lázaro: Levántate y anda.
Sé como José: Cree en tus sueños.Y por sobre todas las cosas, sé como el Cielo: La Morada de Dios.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La ventana del hospital

Dos hombres, ambos enfermos de gravedad, compartían el mismo cuarto semi privado del hospital. A uno de ellos se le permitía sentarse durante una hora en la

Artículo Completo

Haciendo las paces

Tenía apenas 14 años cuando conocí a Juan Carlos. Él no era mucho mayor y, al igual que yo, pasaba por la difícil etapa de la adolescencia.

Artículo Completo

La pelea de los peregrinos.

Cuatro peregrinos de distintos países estaban llevando a cabo una peregrinación. Vivían de la caridad pública y, con un poco de dinero que les dio una persona

Artículo Completo