Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Identificador de llamadas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un sábado en la noche algunas semanas atrás, el Pastor de una Iglesia se encontraba trabajando hasta tarde y decidió llamar por teléfono a su esposa antes de salir de regreso hacia su casa. Eran alrededor de las 10 de la noche, pero su esposa no contestó el teléfono. El Pastor dejó que timbrara varias veces, pero ella no contestó… El pensó que su esposa ya estarí­a descansando, pero decidió hacer unas cosas que estaban pendientes y volver a intentar unos minutos después.

Cuando volvió a llamar ella contestó inmediatamente. El le preguntó la razón por la que no le habí­a contestado unos minutos atrás y la respuesta de su esposa fue: «el teléfono no ha sonado en esta casa». Lógicamente, ellos no le dieron importancia al asunto y siguieron con sus vidas como cada dí­a…

Al lunes siguiente el Pastor recibió una llamada en la oficina de la Iglesia. El hombre que llamaba querí­a saber la razón por la que el Pastor habí­a marcado su número telefónico ese sábado, tarde en la noche. El Pastor no tení­a la más mí­nima idea de lo que aquel hombre le estaba hablando, él no recordaba haber llamado a nadie aquella noche.

Luego, el hombre le dijo, «el teléfono sonó y sonó… pero yo no contesté».

Ahora el Pastor recordaba la llamada que hizo, supuestamente a su casa, y que nunca contestaron, habí­a marcado un número equivocado!. Sin dudarlo, él se disculpó con el hombre por haberlo molestado a esa hora de la noche y le explicó que habí­a sido una equivocación… él estaba tratando de comunicarse a su casa, con su esposa. El hombre le respondió, «está bien!, no se preocupe, déjeme contarle lo que pasó: Yo me encontraba desesperado por mucho tiempo, y esa noche habí­a decidido suicidarme, estaba listo para hacerlo, pero antes… le dije unas palabras a Dios: «Señor, si realmente estás ahí­, y no deseas que haga esto, entonces dame una señal… ahora, por favor!». En ese mismo instante mi teléfono empezó a sonar y al mirar la pantalla de mi identificador de llamadas pude leer: -Dios Todopoderoso-, yo estaba paralizado del miedo y no pude contestar!».

La razón por la que habí­a aparecido el nombre de -Dios Todopoderoso- en la pantalla del identificador de llamadas de aquel hombre era porque la Iglesia desde donde habí­a llamado el Pastor se llama «El Tabernáculo del Dios Todopoderoso».

No es increí­ble la forma en la que muchas veces el Señor responde a nuestras oraciones?, tanto es así­ que de vez en cuando ni siquiera nos damos cuenta que ya nos ha respondido. Él siempre está pendiente de nosotros, no importa la situación ni lo que estemos a punto de hacer… y éste ha sido un ejemplo real que ratifica dicha afirmación.

¡El Señor Sí responde!… ¡siempre!

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jesús y la mujer de Samaria

Los fariseos se enteraron de que Jesús hacía más discípulos y bautizaba más que Juan (aunque en realidad no era Jesús el que bautizaba, sino sus discípulos).

Artículo Completo

El nacimiento de Juan

Al cumplirse el tiempo en que Isabel debía dar a luz, tuvo un hijo. Sus vecinos y parientes fueron a felicitarla cuando supieron que el Señor había

Artículo Completo