Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Historia de dos ciudades

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un viajero que se aproximaba a una gran ciudad le preguntó a una mujer que se encontraba a un lado del camino:

–¿Cómo es la gente de esta ciudad?

–¿Cómo era la gente del lugar de donde vienes?- Le inquirió ella a su vez.

–Terrible- Respondió el viajero. –Mezquina. No se puede confiar en ella. Detestable en todo los sentidos.

– ¡Ah!-, Exclamó la mujer. –Encontrarás lo mismo en la ciudad a donde te diriges-.

Apenas había partido el primer viajero cuando otro se detuvo y también preguntó acerca de la gente que habitaba en la ciudad cercana. De nuevo la mujer le preguntó al viajero por la gente de la ciudad de donde provenía.

–Era gente maravillosa; honesta, trabajadora y extremadamente generosa. Lamento haber tenido que partir- Declaró el segundo viajero.

La sabia mujer le respondió: –Lo mismo hallarás en la Ciudad adonde te diriges.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Así es la vida

Imaginen la vida como un juego en el que ustedes hacen malabarismos con cinco bolas que arrojan al aire. Cada una de ellas son el trabajo, la

Artículo Completo

El pincelito

Había una vez un pincel que era la admiración de todos los demás lápices, pinceles y crayones, puesto que con él habían sido pintados los cuadros más

Artículo Completo

El reloj de la pared

Una vez, a un reloj, colgado de una pared, se le ocurrió pensar en los segundos que tenía que recorrer para hacer un minuto; en las semanas

Artículo Completo

La profecía de Zacarías

Zacarías, el padre del niño, lleno del Espíritu Santo y hablando proféticamente, dijo: «¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha venido a rescatar a su

Artículo Completo