Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 65: Dios es digno de alabanza

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 65:1  Para el director del coro. Salmo de David. Cántico. Silencio habrá delante de ti, y alabanza en Sion, oh Dios; y a ti se cumplirá el voto.

La alabanza se recomienda en este salmo como un reconocimiento por la intervención de Dios en la vida de la persona , en la comunión divina, en las cuestiones nacionales y en la naturaleza.

Salmo 65:2  ¡Oh tú, que escuchas la oración! Hasta ti viene todo hombre.

En los tiempos del Antiguo Testamento, los votos se tomaban muy en serio y se cumplían en su totalidad. Nadie tenía que hacer un voto, pero una vez hecho, era obligatorio. El voto que se cumple aquí era una alabanza a Dios por haber respondido sus oraciones.

Salmo 65:3  Las iniquidades prevalecen contra mí; mas nuestras transgresiones tú las perdonas.

Aun cuando nos sintamos abrumados por la multitud de nuestros pecados, Dios los perdonará si se lo pedimos con sinceridad. ¿Se siente como si Dios nunca pudiera perdonarlo, que sus pecados son demasiados o que algunos son muy grandes? Las buenas nuevas son que Dios puede y perdonará todos ellos. Nadie está lejos de la redención y nadie está tan lleno de pecados como para no poder ser limpio.

Salmo 65:4  Cuán bienaventurado es el que tú escoges, y acercas a ti , para que more en tus atrios. Seremos saciados con el bien de tu casa, tu santo templo.

El acceso a Dios y el gozo de vivir en los atrios de su tabernáculo eran un gran honor. Dios escogió a un grupo especial de israelitas de la tribu de Leví para servir como sacerdotes en el tabernáculo. Eran los únicos que podían entrar a los lugares santos en donde moraba la presencia de Dios. Debido a la muerte de Jesús en la cruz, en la actualidad todos los creyentes tienen acceso personal a la presencia de Dios en cualquier parte y en cualquier momento.

Salmo 65:5  Con grandes prodigios  nos respondes en justicia, oh Dios de nuestra salvación, confianza de todos los términos de la tierra, y del más lejano mar;

Salmo 65:6  tú, el que afirma los montes con su poder, ceñido de potencia;

Salmo 65:7  el que calma el rugido de los mares, el estruendo de las olas, y el tumulto de los pueblos.

Salmo 65:8  Por eso los que moran en los confines de la tierra  temen tus obras, tú haces cantar de júbilo a la aurora y al ocaso.

La tierra : La existencia de Dios como creador y sostenedor de todo lo que existe se hace evidente en el balance ecológico de la naturaleza

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Destapando las cloacas

Se había desatado una nueva ola de delitos, una nueva ola de robos. Los ladrones habían empezado a robar las tapas de hierro de las cloacas, y

Artículo Completo

El carpintero

Un día el carpintero estaba cortando una rama de un árbol cerca de un río y su hacha se le cayó al río. El infeliz carpintero le

Artículo Completo