Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hechos 26: La defensa de un hombre cambiado

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Este pasaje está lleno de cosas interesantes:

(i) La palabra griega apóstolos quiere decir literalmente uno que es enviado. Por ejemplo: un embajador es un apóstolos o apóstol. Es interesante saber que un enviado del Sanedrín era técnicamente un apóstolos del Sanedrín. Esto quiere decir que Pablo empezó aquel viaje como apóstol del Sanedrín y lo acabó como apóstol de Cristo.

(ii) Pablo iba de camino al mediodía. A menos que un viajero tuviera mucha prisa, al mediodía descansaba a causa del calor. Aquí vemos lo empeñado que estaba Pablo en su misión de persecución. No cabe duda de que estaba tratando de aliviar por medio de la acción violenta las dudas que había en su corazón.

(iii) El Señor Resucitado le dijo a Pablo que no hacía más que hacerse daño a sí mismo coceando contra el aguijón. Cuando se uncía al yugo un novillo por primera vez, trataba de soltarse a fuerza de cocear. Si estaba uncido a un arado que se manejaba con una sola mano, el que lo guiaba llevaba en la otra un palo largo con un aguijón en el extremo que mantenía cerca de las patas del buey para que se pinchara cada vez que coceara. Si estaba uncido a un carro, éste tenía una barra con aguijones con los que se pinchaba el buey cada vez que coceaba. El novillo tenía que acabar por someterse, y eso es lo que le sucedió a Pablo.

Los versículos 17 y 18 contienen un resumen perfecto de lo que Cristo hace por nosotros.

(a) Nos abre los ojos. Cuando Cristo entra en nuestra vida, nos permite ver lo que no habíamos visto nunca.

(b) Nos convierte de la oscuridad a la Luz. Antes de conocer a Cristo es como si estuviéramos orientados al revés y andando en la oscuridad, y cuando le conocemos vamos caminando hacia la Luz y vemos el camino perfectamente.

(c) Nos traslada del dominio de Satanás al de Dios. Antes el mal nos tenía esclavizados, pero ahora el poder triunfante de Dios nos permite vivir una vida de bondad, victoriosa y libre.

(d) Nos concede el perdón de nuestros pecados y la entrada a participar de la bendición de todos los que han llegado a ser el pueblo consagrado a Dios al creer en Jesucristo. En cuanto al pasado, ha sido quebrantado el poder del pecado; en cuanto al futuro, tenemos una vida nueva y limpia.

La tarea asumida

Así que yo, rey Agripa -siguió diciendo Pablo- , no desobedecí a la visión celestial, sino empecé a presentar el mensaje del arrepentimiento, y de la conversión a Dios para vivir de acuerdo con ese arrepentimiento, primeramente a los de Damasco, y luego a los de Jerusalén, y luego por toda Judea, y luego a los gentiles. Por eso me echaron mano los judíos en el recinto del Templo y trataron de matarme. Dios me otorgó su ayuda. Hoy sigo confesando mi fe a toda la gente desde la cumbre hasta el fondo de la sociedad. No digo nada que no esté de acuerdo con lo que los Profetas y Moisés dijeron que sucedería; es decir: que el Mesías había de sufrir y que, como sería el primero que resucitara, traería el mensaje de la luz al pueblo judío y a los gentiles.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Tocando vidas

El viejecito ocupaba el menor espacio que podía, no quería ser notado ni quería ser una molestia, su necesidad lo orillaba a esa situación. Había

Artículo Completo