Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Hechos 10: Pedro, Cornelio y la cuestión gentil

Ya se comprende que aquí no se nos da más que un resumen da lo que Pedro predicó en casa de Comelio, lo cual lo hace aún más importante porque nos da la esencia de la predicación original del Evangelio.

(i) Jesús fue enviado y equipado por Dios con el Espíritu Santo y con poder. Jesús es, por tanto, el Don de Dios a los hombres. A veces se ha pensado que Dios estaba airado, y el humilde Jesús consiguió pacificarle con su sacrificio. Eso no es lo que decían los primeros predicadores; sino que Dios mismo fue el que envió a Jesús para que nos manifestara el amor de Dios.

(ii) Jesús practicó un ministerio de sanidad. Era su gran deseo el desterrar del mundo el dolor y la tristeza.

(iii) Le crucificaron. Una vez más se hace hincapié, para el que sabe leer entre líneas, en el terrible horror de la Crucifixión. Hasta ese punto llega el pecado humano.

(iv) ¡Pero resucitó! El poder que había en Él no podía ser derrotado. Podía conquistar lo peor que los hombres pudieran hacer, y al final conquistó la muerte.

(v) Los predicadores y los maestros cristianos son testigos de la Resurrección. Para ellos Jesús no es el personaje de un libro o del que han oído hablar. Es Uno que está vivo y presente, con Quien ellos se han encontrado y al Que conocen personalmente.

(vi) El resultado de todo esto es el perdón de los pecados y una nueva relación con Dios. Por medio de Jesús ha vuelto a amanecer sobre la humanidad la amistad que siempre debía haber existido entre Dios y los hombres, pero que el pecado había interrumpido.

La entrada de los gentiles en la iglesia

Todavía estaba hablando Pedro cuando el Espíritu Santo cayó por sorpresa sobre todos los que estaban escuchando su predicación. Los cristianos judíos que habían venido con Pedro se sorprendieron muchísimo de que el Espíritu Santo se derramara tan liberalmente sobre unos que no eran judíos; pero tenía que ser eso, porque los oían hablar en lenguas y alabar a Dios. Entonces Pedro dijo:
-¿Quién se puede oponer a que se prepare agua para bautizar a estos que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que nosotros?

Así es que mandó que fueran bautizados en el Nombre del Señor Jesús. Y le pidieron que se quedara con ellos algunos días.

Antes de que Pedro terminara de hablar sucedió algo que los cristianos judíos no pudieron discutir. Comelio y sus amigos empezaron a hablar en otras lenguas y a alabar a Dios. Esto era la prueba del hecho sorprendente de que Dios les había dado el Espíritu también a esos gentiles.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.