Hebreos 9: La gloria del tabernáculo

El autor de Hebreos hace referencia a estos sacrificios, y seguidamente declara que el Sacrificio que ofreció Jesús es incalculablemente mayor y más efectivo. Debemos preguntarnos antes qué entiende por el mayor y más efectivo Tabernáculo no hecho con manos humanas. Esa es una pregunta a la que no se puede dar una respuesta indiscutible; pero casi todos los teólogos de la antigüedad coincidieron en decir que este nuevo Tabernáculo que introduce a la humanidad a la misma presencia de Dios no es sino el Cuerpo de Cristo. Sería otra manera de decir: « El que Me ha visto ha visto al Padre» (Juan 14:9). El culto del antiguo tabernáculo tenía la finalidad de introducir al pueblo de Israel a la presencia de Dios, cosa que no podía hacer sino de una forma difusa e imperfecta. La venida de Jesús trajo a Dios realmente al mundo e hizo que los hombres estuvieran en presencia de Dios.

La gran superioridad del Sacrificio que ofreció Jesús radica en tres cosas.

(i) Los sacrificios antiguos limpiaban el cuerpo humano de la impureza ceremonial; el Sacrificio de Jesús limpia el alma. Debemos tener esto siempre presente: en teoría, los sacrificios no limpiaban más que de las transgresiones de la ley ritual; no otorgaban el perdón de los pecados del corazón rebelde. Fijaos en el sacrificio de la vaca alazana: no era una impureza moral la que se limpiaba con este sacrificio, sino la impureza ritual que se contraía al tocar un cuerpo muerto. El cuerpo de una persona podía estar ritualmente limpio, y su corazón estar lleno de suciedad moral. Esa persona se podía sentir libre para entrar en el tabernáculo, y sin embargo estar muy lejos de la presencia dé Dios. El Sacrificio de Jesús libera la conciencia humana del peso del pecado porque nos trae el perdón de Dios. Los sacrificios animales del Antiguo Pacto podían dejar a los que los ofrecían a una distancia insalvable de Dios; el Sacrificio de Jesús nos presenta a un Dios que nos espera siempre con los brazos abiertos y en Cuyo corazón no hay más que amor.

(ii) El Sacrificio de Jesús obtuvo una Redención eterna. La humanidad estaba bajo el dominio del pecado; y, de la misma manera que había que pagar un precio para liberar a un hombre de la condición de esclavo, así también había que pagar un precio para liberar a un hombre del dominio del pecado.

(iii) El Sacrificio de Cristo permite al hombre dejar las obras de muerte y llegar a ser servidor del Dios vivo. Es decir: no solamente gana el perdón de los pecados pasados, sino permite vivir en adelante una vida nueva, limpia y útil. El Sacrificio de Jesús hizo más que pagar una deuda; ganó la victoria sobre el pecado. Lo que hizo Jesús pone al hombre en la debida relación con Dios; y lo que Jesús hace le permite al hombre seguir en la debida relación con Dios. La Obra de la Cruz trae a los hombres el amor de Dios de tal manera que los libra del terror que Le tenían antes; la presencia del Cristo vivo les trae el poder de Dios que les permite ganarle la batalla al pecado diariamente y en todas las situaciones.

Westcott indica cuatro maneras en las que el Sacrificio de Sí mismo que ofreció Jesús difiere de los sacrificios animales del Antiguo Pacto.

(i) El Sacrificio de Jesús fue voluntario. A los animales se les quitaba la vida; Jesús dio Su vida. Voluntariamente la ofreció por sus amigos (Cp. Juan 10:18; 15:13, 14).

(ii) El Sacrificio de Jesús fue espontáneo. El sacrificio de los animales era el producto de la Ley; el Sacrificio de Jesús fue el producto del amor. Pagamos nuestras deudas a un comerciante porque tenemos que hacerlo; le hacemos un regalo a un ser querido porque le queremos. No era la Ley, sino el Amor lo que estaba detrás del Sacrificio de Cristo.

(iii) El Sacrificio de Jesús fue racional. La víctima animal no sabía lo que estaba sucediendo; Jesús sabía todo el tiempo lo que estaba haciendo. Murió, no como una víctima ignorante a merced de circunstancias que no entendía y sobre las cuales no tenía ningún control, sino con los ojos abiertos.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario