Hacer el amor es, amor y no solo sexo con alguien bonito

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Me encontraba haciendo el amor con una mujer bellísima, realmente bella. No podía haber encontrado feminidad mas exquisita, pues su respuesta al acto de amor era intensa, encendía mi naturaleza de hombre. Tocarla, sentir sus besos, hinchaba mi corazón de alegría al tiempo que mi cuerpo estallaba de placer. En verdad, esta mujer era hermosa, muy hermosa.

Ella tenía una cicatriz, precisamente donde antes hubo un voluptuoso busto. Su espalda y su pecho presentaban profundas quemaduras negras, imposibles de ignorar en su bella piel; su cutis lucía pálido, seco, cansado, no tenía cabello ni cejas.

Esa mujer era mi esposa, llevaba 2 años con cáncer de mama y había estado sometida a intensas sesiones de quimioterapia, le habían hecho perder el cabello y secado la piel.

Las radiaciones que recibió le habían quemado su de por sí maltrecho cuerpo, y tuvieron que mutilarle la parte izquierda de su busto, en un desesperado esfuerzo por evitar la metástasis.

Para cualquier hombre, esa mujer era un monstruo, pero para mí, era la mujer más hermosa que podían ver mis ojos y sentir mi cuerpo.

Yo la amaba, de verdad, la amaba mucho. La conocí en las fiestas patronales de su pueblo y ella era la reina de esas festividades.

En verdad era muy bella y así se mantuvo toda la vida. Se cuidaba mucho para mí, siempre quería agradarme, era coqueta y me seducía, su feminidad era insoportable. Nuestras bodas de plata las celebramos en casa.

Compré una botella de champaña, saqué el par de copas de nuestra boda, le regalé un ramo de rosas rojas y bailamos, como pudimos, con la música de Leo Dan.

Levanté mis brazos a esta hermosa mujer, la deposité en nuestra cama, tiernamente la desnudé, nos besamos apasionadamente, entramos en calor, se encendieron los ánimos y alcanzamos un explosivo orgasmo.

Agotados y desnudos logramos conciliar un profundo sueño lleno de paz y amor. Mi esposa no despertó nunca… esa noche murió…

Solo recuerda que hacer el amor… es eso, amor y no solo sexo con alguien bonito¨… enamorarse es poseer algo que esta fuera del alcance de la edad y del tiempo…

Envía esta historia a cuantas personas puedas…. la única recompensa que tienes es reflexionar un poco sobre todo lo que te rodea… especialmente a quienes amas…

Cuando amas profundamente una flor, también amas su marchitamiento. Cuando amas profundamente, también amas aún en la vejez, y algún día asimismo amaras después de su muerte. El amor no conoce otra cosa que no sea amor.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Apocalipsis 2: La carta a Éfeso

Apocalipsis 2: La carta a Éfeso

Escribe al ángel de la Iglesia de Éfeso: Estas cosas las dice el Que sostiene las siete estrellas en Su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro. Yo conozco tus obras; es decir, tu brega y tu firme constancia; y sé que no puedes soportar a los malos, y que has puesto a prueba a los que se llaman…

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Aurore y Aimée

Había una vez una dama que tenía dos hijas. La mayor, que se llamaba Aurore,

Así es la vida

Así es la vida

Imaginen la vida como un juego en el que ustedes hacen malabarismos con cinco bolas

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas